9 Consejos para las personas altamente sensibles

consejos para las personas altamente sensibles

En el anterior artículo, veíamos qué define a las personas altamente sensibles. Antes de leer los consejos para las personas altamente sensibles, sería necesario leer el anterior artículo para poder entender mejor los consejos.

Únicamente, a modo de resumen, voy a recordar que una persona altamente sensible no es una persona enferma, ni que padezca un trastorno ni mucho menos. Se trata de una persona con unos rasgos de personalidad que vienen definidos por una estructura biológica que hace que tenga una mayor sensibilidad en cualquiera de los sentidos (tacto, gusto, olfato, vista u oído). Del mismo modo, tienen las neuronas espejo más desarrolladas, así como la amígdala, responsable de la reactividad emocional, sobre todo en lo que respecta a la supervivencia (reacciones de miedo).

Conociendo estos rasgos, podemos dar una serie de consejos que ayuden a las personas altamente sensibles.

1. Establecer una buena rutina del sueño. (Consejos para las personas altamente sensibles)

No es casual que sea el primero de los 9 consejos para las personas altamente sensibles. El sueño es una función vital del organismo, como lo pueda ser la respiración o la alimentación. Sin sueño o con un sueño deficiente, nuestro organismo se puede ver seriamente afectado a diferentes ámbitos como es la bajada de defensas inmunitarias, la secreción hormonal o regulación de las funciones corporales, entre otras.

https://youtu.be/dBInnzJucTw

En personas altamente sensibles con problemas (ansiedad, depresión….) suele ser una de las primeras afectaciones, ya que hay una mayor sensibilidad y reactividad emocional y es de las primeras funciones afectadas. Por ello, antes de seguir ningún otro consejo, recomiendo trabajar el sueño si está afectado. Leer el artículo sobre la higiene del sueño.

En el caso de una persona altamente sensible, la deficiencia en el sueño puede ser catastrófica, afectando de una manera mucho más severa que a una persona sin este rasgo o rasgos de personalidad.

2. Lugar para vivir tranquilo y planificación de un descanso diario

El lugar de residencia, es importante para cualquier persona, pero para una persona altamente sensible lo es todavía más. Suele ser un sitio donde pasamos buena parte de nuestra vida, donde disfrutaremos de buena parte de nuestro tiempo de ocio y donde nos retiraremos a descansar (recordemos la importancia del sueño). Si tienes rasgos PAS y no tienes un sitio tranquilo donde vivir, por lo menos localiza un punto donde relajarte, un lugar donde practicar mindfulness, un lugar de retiro diario hermoso. Un sitio donde relajarte te será muy útil y valioso.

La retirada diaria a un sitio tranquilo, en un PAS, se hace esencial. Estando a solas con nosotros mismos podemos descansar de toda la sensibilidad que venimos arrastrando durante todo el día. Probablemente, va a llegar una hora del día donde estaremos sumamente cansados y vamos a necesitar descansar, practicando mindfulness u otra actividad de desconexión, sin estimulación externa y que nos permita no estar pendiente de estímulos que nos vienen de fuera y si del autoconocimiento y autocuidado.

Recomiendo enormemente planificar este espacio hermoso en tiempo diario y sitio tranquilo, como uno de los consejos para las personas altamente sensibles.

3. Regulación de la sociabilidad. Capacidad empática.

Al igual que vamos a regular el impacto que pueden tener los estímulos sensoriales como los ruidos, luces u olores, también vamos a tener que regular las relaciones y lo que nos provocan, la sociabilidad. Va a ser fundamental, por un lado, regular las relaciones y por otro su intensidad y frecuencia.

Está claro que hay personas que pueden resultar más intensas, por personalidad, por relación o por opiniones. Esto no quiere decir que los descartemos, todo lo contrareo, pueden ser una fuente importante de inspiración. Pero quizás nos podamos plantear con qué frecuencia las veremos y como serán nuestras interacciones.

Del mismo modo, las personas altamente sensibles tendrán que aprender a gestionar la información que les llega, ya que en ciertos momentos pueden esperar mucho de los demás y les puede pasar factura. Será conveniente aprender a hacer uso de la información y poder relativizarla.

Hay que pensar que una persona altamente sensible tiene una empatía muy superior al resto, por tanto, el flujo de información que se derivará de las relaciones con otras personas será superior. Regular esta información será uno de los consejos para las personas altamente sensibles.

4. Autoconocimiento y autocuidado (estímulos y sitios).

Una persona altamente sensible tiene mayor sensibilidad y reactividad emocional. Un buen autoconocimiento sobre los estímulos que más la afectan se hará necesario para que la persona pueda escoger a qué estímulos se verá sometida. Para el autoconocimiento es muy recomendable la práctica del mindfulness o atención plena, ya que permite la conexión interior, ello nos llevará al autoconocimiento y a la realización de estrategias para minimizar el impacto de la alta sensibilidad.

La actividad laboral suele ocupar una parte importante de nuestro tiempo y es comúnmente generador de estrés. Si la persona altamente sensible nota que dentro de su actividad laboral se ve sometida a estímulos sumamente incómodos y a los que reacciona mal, será relevante intentarlos evitar o poder hacer un trabajo de relativización de los mismos. Es decir, si no podemos evitar sentirlos, intentaremos minimizar la reacción emocional.

Por ejemplo, si estamos en un entorno de mucho ruido, podemos aislarnos colocándonos tapones o unos auriculares con música tranquila.

Del mismo modo, se hará vital escoger bien las actividades sociales, deportivas o familiares, de manera que se minimice la estridencia, intentando filtrar hacia aquellos estímulos que aportan y apartando los que generan estridencia. Este será uno de los consejos para las personas altamente sensibles.

5. Aprender las ventajas y desventajas de ser PAS. Convertirlo en un Don.

En muchos casos se asocia ser PAS con desventajas. Ser más sensible (Es que no se le puede decir nada.…), más reactivo emocionalmente (que exagerado que es...), sin hablar de que se llega mucho antes a la ansiedad, por lo que se hace muy recomendable el autoconocimiento y el conocimiento de esta emoción.

Pero, ser PAS tiene muchas ventajas si las sabemos ver. Se puede disfrutar más intensamente de la vida y de la belleza que la envuelve. Un PAS disfrutará más de un cuadro, de una puesta de sol, de una canción o de una conversación amena. También entenderá mucho mejor el mundo que le rodea, al ser más empática. Además, tendrá más necesidad de expresarse emocionalmente y ello la hará ser mucho más creativa.

Ser conscientes de las ventajas de ser PAS será importante en la toma de decisiones que se vayan llevando a cabo en la vida y este será uno de los consejos para las personas altamente sensibles

5. Evitar sobre-estímulos y saturación.

Una persona altamente sensible será más reactiva a cualquier estímulo sensorial. Por tanto, será importante tener cuidado con la sobre-estimulación, que pueda provocarnos saturación. Esto se puede producir si a lo largo del día estamos en un entorno con mucho ruido, o con muchos olores, muchas luces o absorbiendo información proveniente de personas. Ello puede llegar a saturar a la persona, creando SATURACIÓN.

La saturación en las personas altamente sensibles se define como un colapso cerebral. La imposibilidad de poder seguir reaccionando a estímulos por más superfluos que sean, pudiendo provocar síntomas físicos como cefaleas, cambios de humor o necesidad de encerrarse en una habitación oscura. Evitar esta saturación será uno de los consejos para las personas altamente sensibles.

6. Comer y llevar una vida saludable.

Igual que hablábamos en el primer consejo del sueño y su importancia, llevar una vida saludable nos va a beneficiar enormemente. Una dieta saludable, con alimentos que nos aporten todo lo necesario, será imprescindible y practicar deporte u otras actividades que nos beneficien ayudará a poder gestionar mucho mejor el día a día en un PAS.

En cambio, una mala alimentación o una vida sedentaria en un PAS tendrá un efecto muy contraproducente, mucho más que en una persona sin estos rasgos. Por ello llevar una vida saludable es uno de los consejos para las personas altamente sensibles.

7. Rodearse de belleza y naturaleza.

Una persona altamente sensible va a tener la necesidad de conectar con la naturaleza, con la belleza. Por eso, en muchas ocasiones va a necesitar ir a dar un paseo por el campo, por un sitio bello y donde confluyan una serie de características que lo hagan especial. La tonalidad de los árboles, la forma de las nubes o el color del día (amanecer o puesta de sol).

Del mismo modo, para las personas altamente sensibles será importante intentar tener belleza en cualquier faceta de su vida y para ello, pongo algunos ejemplos. Una casa decorada de una manera bella, con pequeños detalles sugestivos, resultará relajante. Una lectura adecuada, con un lenguaje bello e inspirador, proporcionará una estimulación.

Las personas altamente sensibles encontrarán estimulación en los detalles que para otras personas pasarían desapercibidos, y será importante para ellos cuidarlos. Para una persona que convive con un PAS, darle importancia a estos pequeños detalles será de gran ayuda.

8. Darle sentido a la vida. El ikigai de los PAS

En un anterior artículo hablaba sobre como tener una vida feliz. El Ikigai es una palabra japonesa qué traducido vendría a ser algo como el objetivo de vida, necesario para dotar de sentido nuestra vida. Se empezó a estudiar en occidente debido a la longevidad de los habitantes de Okinawa, y se cree que el ikigai o sentido de vida de sus habitantes tiene mucho que ver.

Si resulta importante para cualquier persona, para una persona altamente sensible es mucho más. Tendrá que escogerse un objetivo y sentido de vida coherente con su forma de ser y pensar, que resulte bello y muy atractivo. Este es uno de los consejos para las personas altamente sensibles.

9. Consulta con un terapeuta.

Aunque ya hemos dicho que las personas altamente sensibles no padecen, ni mucho menos, una enfermedad o trastorno, se hace recomendable que tengan un terapeuta que pueda orientar en momentos puntuales, que las conozca y pueda aconsejar en función de sus peculiares características de personalidad.

No hay que olvidar que esta tipología de personalidad va a implicar algunas desaprobaciones y comentarios externos. Un psicólogo nunca va a juzgar a su cliente y la persona podrá expresarse con naturalidad, ya que la confidencialidad está garantizada. Y este es el último de los consejos para las personas altamente sensibles.

RESUMEN E IDEAS PRINCIPALES. Una persona altamente sensible no padece ningún tipo de enfermedad o trastorno, pero va a tener una mayor sensibilidad y empatía. Por ello se hace necesario tener en cuenta consejos cotidianos, que servirían para cualquier persona, pero que para ella serán indispensables: Cuidar el sueño, la alimentación, las relaciones sociales, sitios y estímulos asi como su IKIGAI. Asímismo, será recomendable que tenga un terapeuta-

Jordi Martínez psicólogo
Jordi Martínez, psicólogo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Quieres recibir nuestros artículos?
    Get the latest content first.
    Máxima confidencialidad