Actividades extraescolares

Estos primeros días de curso, estoy recibiendo muchas consultas en relación a las actividades extraescolares. Que actividades son más y menos beneficiosas, que criterio seguir para escogerlas; que hago? le apunto a teatro o es mejor una actividad de equipo?, etc, etc. Un mar de dudas a la hora de escoger la más adecuada, a veces con una extensa oferta….

Leer más…

El miedo en los niños

El miedo en los niños: Cuando hablamos de miedo, tenemos que saber que se trata de una emoción innata en todos los seres humanos, que nos ayuda a huir de una situación de peligro. Lo contrario al miedo, no es la valentía, que nos permite en una situación de miedo enfrentarnos al peligro, ya que se pone en valor la propia subsistencia o la de una tercera persona.

Leer más…

Acoso escolar, más allá de las aulas.

El reciente suicidio de una niña en Jaén, motivado por el acoso escolar que sufrió por parte de un compañero, ha propiciado muchas noticias y comentarios sobre como acabar con este problema. He seguido la actualidad con detenimiento y he observado que algunos comentarios han venido por parte de expertos y otros de personas que daban su opinión sin un conocimiento específico en la materia, de una manera oportunista.

Diferenciando esas opiniones, creo que lo primero que cabe tener en cuenta es que el acoso no se da sólo dentro del recinto escolar, por tanto, no podemos responsabilizar únicamente a los profesionales de la educación. Hay que entender, que es un problema de toda la sociedad y si señalamos a los colegios, como únicos responsables, nos estamos equivocando y estamos actuando sobre el problema parcialmente. Por tanto, no podremos incidir de la manera adecuada y deseada.

Leer más…

¿Por qué casi no hay niños franceses con déficit de atención o TDAH?

Mientras en Estados Unidos alrededor del 9% de los escolares han sido diagnosticados con Trastorno de Déficit Atencional con Hiperactividad (TDAH) y en Chile alrededor de un 5%, en Francia apenas un 0,5%. ¿Cuál es el motivo

La terapeuta familiar estadounidense y doctora en psicología, Marilyn Wedge, explicó en una columna en el portal especializado Psychology Today, que en Norteamérica “los psiquiatras consideran al TDAH como un trastorno biológico con causas biológicas, por lo que el tratamiento elegido es también biológico: medicamentos psicoestimulantes como Ritalin y Adderall”.

En cambio, señala la especialista, “los psiquiatras franceses, ven el TDAH como una condición médica que tiene causas psico-sociales y situacionales”, esto quiere decir que en lugar de tratar los problemas de comportamiento con medicamentos, los profesionales parisinos se centran en el contexto social del niño. De este modo, el problema se trata con psicoterapia o terapia familiar. “Esta es una manera de ver las cosas muy diferente a la tendencia estadounidense (que se acerca mucho a la chilena) de atribuir todos los síntomas a una disfunción biológica, como un desequilibrio químico en el cerebro del niño”.

Además, la profesional explica que por lo general, en Francia no se utiliza el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM). Según el sociólogo Manuel Vallee, la Federación Francesa de Psiquiatría ha desarrollado un sistema de clasificación alternativo llamado CFTMEA (Classification Française des Troubles Mentaux de L’Enfant et de L’Adolescent), lanzado por primera vez en 1983 y actualizado en 1988 y 2000. “El enfoque de CFTMEA es identificar y abordar las causas subyacentes de los síntomas psicosociales de los niños”, explica.

“En la medida en que los médicos franceses tienen éxito en encontrar y reparar lo que ha ido mal en el contexto social del niño, menos pequeños califican para el diagnóstico de TDAH. Por otra parte, la definición de TDAH no es tan amplia como en el sistema americano, que, a mi juicio, tiende a ‘patologizar’ gran parte de lo que es el comportamiento normal de la infancia. El DSM no considera específicamente las causas subyacentes. Por lo tanto, lleva a los médicos dar el diagnóstico de TDAH a un número mucho mayor de niños sintomáticos, alentando al mismo tiempo a tratar a los niños con los productos farmacéuticos” complementa la experta.

Alimentación y estilo de vida

Por otro lado, Wedge dice que el sistema parisino toma en cuenta factores como la alimentación, pues algunos colorantes artificiales y preservantes pudieran afectar la conducta de los menores. “En los Estados Unidos, el enfoque estricto sobre el tratamiento farmacéutico del TDAH, anima a los médicos a pasar por alto la influencia de factores dietéticos sobre el comportamiento de los niños”, explica.

Además, señala que en Francia también influye el estilo de crianza de los padres, que se caracteriza por establecer límites claros. Ella afirma que es muy difícil que en una familia francesa, un niño “picotee” entre comidas, ya que la mayoría ha aprendido que las comidas son cada 4 horas y que deben esperar pacientemente si les da hambre a una hora que no corresponde.

“Como terapeuta que trabaja con niños, tiene perfecto sentido para mí que los niños franceses no necesiten medicamentos para controlar su comportamiento, porque aprenden autocontrol temprano en sus vidas. Los niños crecen en familias en las que las reglas son bien entendidas, y existe una jerarquía familiar clara. En las familias francesas, los padres se hacen firmemente cargo de sus hijos, al contrario del estilo de la familia estadounidense, en el que la situación es muy a menudo viceversa”, finaliza.

 

Educar en el asombro o estimular con nuevas tecnologías

Hace pocos días leí el libro de Catherine L’ecoyer “Educar en el asombro”, con el que me sentí totalmente identificado. El libro desarrolla la idea educativa de María Montessori o Emmi Pickler, entre otros autores, y tiene como buena noticia, que cada vez hay más voces que sostienen este modelo educativo, incluso no profesionales de la educación, que han llegado a las mismas conclusiones.

En el niño, cuando se presentan estímulos externos, se anula la sorpresa y la capacidad para automotivarse. Al final, el niño se relaja y no es capaz de ilusionarse ni motivarse por nada. Tiene el deseo bloqueado y su adicción por la sobre-estimulación le hace buscar cada vez sensaciones más fuertes que le hacen sentir siempre insatisfecho. El círculo de la insatisfacción constante, donde ningún estímulo es capaz de cambiarla.Leer más…

Quieres recibir nuestros artículos?
Get the latest content first.
Máxima confidencialidad