Cómo fomentar la autonomia en la infancia.

Fomentar la autonomía en la infancia es uno de los temas educativos principales. Es un tema que nos preocupa y que muchas veces no sabemos como hacerlo. La buena noticia es que en este caso, no tenemos que aprender cómo hacerlo, en realidad tenemos que aprender simplemente a no interponernos en este proceso natural. Pero algo, que en principio es tan sencillo, a veces se vuelve complejo. ¿Por qué?¿Por

El camino educativo es largo, y requiere de mucha paciencia, que no siempre la tenemos. La verdad es que estamos metidos en un ritmo de vida muy acelerado: Conciliar con el trabajo, tener espacio personal, ser madre o padre perfecto, amigos, etc. Acabamos muy cansados y a veces de lo último que tenemos ganas es de leer un cuento, hablar con nuestros hijos o enseñarle como se hacen las cosas.

Pero, a continuación os vamos a dar algunos consejos que creo que os serán de utilidad de cara a fomentar el proceso de autonomía.

Ver vídeo explicativo
  • Se tiende en general a preocuparse mucho por la autonomía (como en otros aspectos de la crianza) de los niños, entre los 0 y 3 años, para luego pasar a un segundo plano. Durante los 2 primeros años queremos que se duerman solos en su habitación, que una vez que se produzca el destete sean capaces de agarrar solos el biberón y en general que no molesten, que estén tranquilos. Muchas veces los móviles nos ayudan. Pero esto no tiene que ver con la autonomía del niño.En general diría que los 3 primeros años lo más importante será crear un vínculo de apego seguro. El niño necesita saber que su figura de apego está ahí cerca, porqué de otro miedo se generarán miedos e inseguridades. Y curiosamente, ese vínculo fuerte, le permitirá en un futuro tener una mayor autonomía.
  • Para fomentar la autonomía, vamos a necesitar paciencia. Un niño de 2 años puede tardar 5 minutos en ponerse un calcetín, o 1/2 hora en recorrer 200 metros, o se va a manchar comiendo un plato de pasta con tomate. Todo esto es normal, el tiempo es diferente para ellos.Pero os diría que invertir tiempo en ellos nos permitirá ahorrarlo con creces en el futuro. Lo que no tiene sentido es habernos preocupado por la autonomía de los niños los 3 primeros años, como si fuera algo esencial y poniendo en riesgo el vínculo de apego seguro, para ahora dejarlo en un segundo plano porqué no tenemos tiempo.
  • La autonomía, al igual que los límites se puede y se debe trabajar de una forma respetuosa. No nos olvidemos que les estamos transmitiendo una manera de hacer las cosas por modelaje.  Podemos estar tranquilos porqué si tenemos paciencia llegarán  a hacer todo. No importa que el hijo del vecino haga ya las cosas. Cada niño o niña tiene su tempo y que empiece a hacer las cosas antes o después no querrá decir nada.
  • Será muy importante es que les transmitamos confianza. En estos años se ven a través nuestro, y antes de hacer las cosas, siempre nos van a mirar, para ver que cara ponemos, para saber si tenemos o no confianza en ellos. Este aspecto será básico para que puedan lograr las cosas que se propongan.

Pero que beneficios tendrá la autonomía en los niños:

  1. Mayor capacidad de concentración.
  2. Les ayuda a pensar racionalmente. Serán capaces de hacer valoraciones más adecuadas.
  3. Tendrán mayor fuerza de voluntad y mayor tolerancia a la frustración.
  4. Fomenta la auto-disciplina
  5. Mayor auto-estima¿Por
  6. Mejora la interacción social

Por otro lado, las principales consecuencias negativas de la falta de autonomía son:

  1. Baja autoestima
  2. Dependencia emocional en sus relaciones
  3. Baja tolerancia a la frustración
  4. Falta de creatividad
  5. Falta de confianza.

Pero, cómo sabemos que les podemos dejar hacer o no y a que edad. Hay temas de seguridad por medio. Aquí, lejos de crear una tabla con las cosas que pueden o no pueden hacer los niños y a qué edad, habrá que tener en cuenta que cada niño es diferente. Tengo un amigo que es carpintero y tiene un hijo de 5 años que maneja perfectamente el serrucho, y hace poco me enviaron un video de una niña bailando perfectamente flamenco con 2 años y medio. Es un vídeo espectacular. En este sentido no hay límites, más que los propios físicos de los niños.

Lo que va a querer hacer o no un niño va a depender de lo que llamamos modelaje. Los niños van a querer hacer lo que os ven hacer a vosotros. Si el niño ve al padre a manejar el serrucho lo querrá hacer, si lo ve bailando flamenco también, si le ve leyendo un libro, tendrá inquietud por la lectura, pero ojo, si le ve todo el día con el móvil querrá tener un móvil. Les vamos a transmitir las cosas positivas y las negativas. Pero está claro que los niños aprenden de nosotros, y esto lo tenemos que tener muy en cuenta.

Nuestro método para fomentar la autonomía consiste en aplicar 4 sencillos pasos:

  1. Análisis de la situación. ¿Qué quiere hacer el niño? es seguro? es adecuado para su edad? dónde lo ha visto?. Podemos hablarlo con nuestra pareja, consultarlo por internet o en el parque con otros padres o con la abuela. A lo mejor es algo que no puede hacer de manera completa, pero parcialmente si. La idea es tener claro de que se trata. Por ejemplo, nuestro hijo quiere coger un cuchillo para cortar la hamburguesa con 5 años, le dejamos o no?
  2. Enseñar al niño/a como se hace. Tomarnos nuestro tiempo y darle una explicación de lo que implica. Transmitirle lo que hemos consultado y nuestra propia experiencia. Le decimos que los cuchillos cortan y que se puede hacer daño si no lo hace bien, que tiene que tener cuidado y que no lo tiene que hacer servir fuera de la mesa, como un juguete.
  3. Ejecución de la tarea. Con nuestra atenta mirada, vemos como el niño maneja el cuchillo, corrigiéndole si vemos que lo utiliza incorrectamente y utilizando el refuerzo positivo.
  4. Ejecución sin supervisión ni refuerzo. Cuando hemos visto que el niño manejaba bien la situación, apartaremos la mirada, tendremos confianza y no le reforzaremos positivamente, ya que ello en realidad sería un refuerzo negativo, una falta de confianza.

Este método se puede aplicar con cualquier actividad o tarea que tengamos la duda.

Mi nombre es Jordi Martínez, soy psicólogo y tengo 2 hijos. Y tengo que decir que quizás sé más de este tema por experiencia que por formación Este artículo es parte de nuestro curso para fomentar la autonomía, saber poner límites y disfrutar con todo. Si quieres más información contacta conmigo a través del formulario o del teléfono 649 741 391.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quieres recibir nuestros artículos?
Get the latest content first.
Máxima confidencialidad