Cuándo acudir a terapia de pareja

En este artículo vamos a hablar de terapia de pareja. ¿Funciona realmente? ¿Cuándo acudir?

Lo primero de todo es saber si funciona. A lo largo de mi experiencia profesional he tratado a cientos de parejas, y he de decir que funciona, y funciona realmente bien. El mundo de la pareja es muchas veces complicado, y al estar metidos en el problema es difícil rescatar y enfocar la solución. Una intervención, en muchos casos corta o relativamente fácil, permite desbloquear la situación y hacer que la vida en pareja vuelva a fluir.

Por mi experiencia, hay por algunos motivos que funciona más que por otros, y que vamos a repasar en el artículo. ¿Por qué motivos se puede y se debe acudir a la terapia de pareja?

Estos son los motivos, que también podéis ver en el siguiente video pulsando a la imagen:

Pulsar para ver VIDEO
  1. Los celos en la pareja. Este es un problema recurrente bastante común, hay que diferenciar si se trata de unos celos «normales» o «patológicos».  Hace tiempo hice un video al respecto. Los celos en la pareja.
  2. Existencia de otra relación. Infidelidad. Estamos ante uno de los motivos más dolorosos y más consultados en terapia. Se trata de un tema extenso, que hay que analizar cómo se ha producido y porqué. Pero he de decir que es uno de los motivos que mejor se pueden trabajar en consulta, y en muchos casos, no únicamente se va a superar, sino que la relación va a salir reforzada.
  3. Discusiones frecuentes y sin un motivo aparente. Son aquellas situaciones en que se discute por cosas absurdas y aparentemente pequeñas, pero que nos mantienen siempre alerta y a la defensiva. Parece que uno o los dos miembros están siempre enfadados. Cualquier cosa que se diga, se interpreta como un ataque. La comunicación no existe porque no se puede llevar a cabo por la tensión y hemos entrado en un bucle del que no conseguimos salir. Si se buscan espacios de diálogo, son boicoteados por las discusiones. Muchas veces vemos que hay muchos problemas, aunque no los podemos señalar y hacemos principalmente culpable a nuestra pareja.
  4. Nula comunicación y relación ( también sexuales). Un motivo poco consultado pero muy importante, es aquella situación en que no hay discusiones pero la comunicación es prácticamente nula. Parece que cada uno hace su vida, y se suele decir «es como si fuéramos compañeros de piso». Obviamente en este contexto hay escasas o nulas relaciones sexuales y muy poca comunicación. Yo la llamo la calma tensa, y ello puede conducir al desamor, proceso muy doloroso al que nos vamos metiendo sin darnos cuenta. Una relación hay que cuidarla, sino se acabará perdiendo irremediablemente.
  5. Duda de uno de los miembros de dejar o no la relación. Las relaciones pasan por etapas, igual que las personas y en muchos casos la pareja pasa por crisis que tienen que ver con estas etapas. Hay ocasiones que no tenemos claro si continuar o no con la relación, que verdaderamente se ha establecido una gran duda. Es precisamente en estos momentos en que se hace necesario acudir a terapia para desbloquear la situación.
  6. Los proyectos a largo plazo no coinciden. Se suele pensar en el proyecto familiar, pero muchas veces puede haber otras cosas, como por ejemplo como vivir, dónde poner las energías. Uno de los miembros es más activo y le gusta hacer más cosas, en cambio el otro es más pasivo y no siente esa necesidad. En esos casos será necesario activar todos los canales comunicativos, para entender a la otra parte y ver de que manera pueden y de que manera no los proyectos. La terapia ayudará a ver si pueden converger o por contra son incompatibles.
  7. Deseo por parte de uno de los miembros de cambiar al otro. En muchas ocasiones se tiene la sensación que la pareja te intenta cambiarte, y ello molesta. O al revés, queremos que nuestra pareja cambie algunas cosas, y no hay manera, una y otra vez nos encontramos contra un muro. Ello crea malestar y va haciendo que la relación se deteriore. En este caso puede ayudar notablemente una ayuda externa para ver que está pasando y donde se puede o no se puede llegar.
  8. Uno de los miembros de la pareja ha tenido un cambio grave y está afectando a la pareja. Los cambios de ciclo que afectan a uno o a ambos miembros de la pareja suelen producir problemas. Puede afectar a uno de los miembros aunque no de la misma forma, como el nacimiento de un hijo, o puede afectar a un miembro como un duelo, una depresión, o la jubilación de uno de los miembros. Cualquier acontecimiento vital que cambie la manera como era la relación e implica una evolución de la misma. En muchos casos la persona que ha tenido el cambio infiere poca empatía del otro miembro y puede hacer mucho daño a la relación-
  9. Dificultad en la comunicación de emociones. Algo muy común en las relaciones es la dificultad en la comunicación de emociones. Bien porqué no se sabe expresar o bien porqué nos es difícil expresar con nuestra pareja. Un facilitador en este aspecto ayuda mucho a entenderse y a no malinterpretar sentimientos y emociones

    Nombre (requerido)

    E-mail (requerido)

    Consulta

     

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Quieres recibir nuestros artículos?
    Get the latest content first.
    Máxima confidencialidad