Dislexia y otros problemas de aprendizaje

El cambio de preescolar a primaria en los niños es importante.  Hay una serie de cambios en ellos y en su entorno. Entorno escolar más formal, más presión, se inician en un aprendizaje más reglado, y la lecto-escriptura (base escolar de aprendizaje). Es un momento muy importante para detectar problemas de aprendizaje como la dislexia.

Pero, ¿ya os acordáis como aprendimos a leer y a escribir? ¿Cuánto nos costó ese proceso? Se trata de un proceso que requiere muchos cambios en los niños. Pero por otro lado, también de los padres. La paciencia será fundamental. No se aprende a leer y a escribir en un día. Todos los niños y niñas no tiene la misma habilidad o facilidad para este proceso. En el camino pueden ir surgiendo problemas que será necesario ir evaluando.

Los problemas de aprendizaje afectan a uno de cada diez niños en edad escolar. Se trata de problemas que puede ser detectados a partir de los cinco años y constituyen una gran preocupación para muchos padres, ya que afectan al rendimiento escolar y las relaciones interpersonales de sus hijos.

Un niño con dificultades de aprendizaje suele tener un nivel normal de inteligencia, agudeza visual, y auditiva. Es un niño que se esfuerza en seguir las instrucciones, concentrarse y portarse bien en casa y en la escuela. Su dificultad se encuentra en captar, procesar y dominar las tareas e informaciones y luego desarrollarlas posteriormente.

Los padres y a profesores deben de estar atentos a los síntomas que indican la presencia de un problema de aprendizaje, cuando un niño:

  • Tiene dificultades para entender y seguir tareas e instrucciones.
  • Le cuesta recordar lo que alguien acaba de decir.
  • Tiene dificultades para distinguir entre la derecha y la izquierda al identificar palabras.
  • Le falta coordinación al caminar, hacer deporte o llevar a cabo actividades sencillas.
  • Pierde las cosas con facilidad, como su material escolar…
  • Confunde los conceptos de “ayer”, “hoy” y “mañana”.
  • Manifiesta irritación o excitación con facilidad.

Todos hemos oído hablar de la dislexia, pero no solamente existe este problema. Pero podemos estar delante de otros, como por ejemplo, la disgrafía, la discalculia… En este artículo me gustaría haceros un breve resumen de lo que es cada una de estas dificultades y poder aclarar algunos de los conceptos que tenemos a nivel genérico.

La disgrafía.

Invierte y varia el alto de las letras; no deja espacio entre palabras y no escribe encima de las líneas; coge el lápiz con torpeza y no tiene definido si es diestro o zurdo; mueve y coloca el papel de manera incorrecta; trata de escribir con el dedo; tiene el pensamiento poco organizado y una postura pobre.

Discalculia:

El alumno invierte los números ; tiene dificultad para saber la hora; experimenta una pobre comprensión y memoria de los números, no responde a datos matemáticos…

Dispraxia.

Se da cuando existe una dificultad para realizar movimientos voluntarios. Las personas con dispraxia carecen de la habilidad necesaria para realizar, dirigir o imitar acciones familiares, aunque entiendan qué se les está pidiendo.

La dislexia

La más común. Es un trastorno que dura toda la vida, pero que, al crecer se hace menos evidente, sobre todo si se abandonan los estudios. El niño se acerca mucho al libro, dice palabras en voz alta, señala , sustituye, omite e invierte las palabras; no lee con fluidez; tiene poca comprensión en la lectura oral; pestañea en exceso; se pone bizco al leer; tiende a frotarse los ojos y a quejarse de que le pican; presenta problemas de limitación visual y deletreo pobre entre otros

La prevalencia de la dislexia en los niños se sitúa entre el 4-5%. Algunas de las causas son:

Tipos de dislexia.

  • Dislexia fonológica: las personas presentan un daño en la vía fonológica, pudiendo acceder a la lectura únicamente por la vía visual. De esta manera el lector es incapaz de asociar correctamente la palabra con su equivalente pronunciado.
  • Dislexia superficial: se da esencialmente en la lectura de palabras irregulares. Quienes padecen este tipo de dislexia tienen problemas de leer las palabras de forma global, teniendo dificultades a la hora de asociar letra y sonido.
  • Dislexia profunda: la vía fonológica como la parte léxica no funcionan correctamente.

La evaluación de la dislexia es llevada a cabo por psicólogos y logopedas, aunque también lo puede detectar un óptico-optometrista. Se evalúa mediante un test, y es apto desde los 6 años de edad, teniendo en cuenta que es entonces cuando comienzan con la lectura, y es más fácil para trabajar en la corrección.

Tratamiento

El tratamiento a seguir en el caso de los disléxicos varía dependiendo de los distintos estudios realizados  a lo largo de los años,

  • Según algunos estudios se recomienda, el sobre aprendizaje. Volver a aprender la lectoescritura.
  • Evans, dice que la utilización de filtros coloreados mejora el rendimiento en lectura en determinados sujetos.
  • Irlen, notó que los adultos con problemas de lectura mostraban algunos de los siguientes signos y síntomas:
    • Fotofobia
    • Dificultad para mantener constante una imagen.
    • Fatiga ocular.
    • Dificultad para mantener las palabras enfocadas.
    • Incapacidad para percibir un grupo de palabras simultáneamente.

Al margen de indicaciones generalistas para la dislexia u otros trastornos del aprendizaje, se recomienda realizar una evaluación del niño y de su entorno. Tan importante será el tratamiento a aplicar al menor como la incidencia que tendrá su entorno (escolar y familiar).

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Consulta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quieres recibir nuestros artículos?
Get the latest content first.
Máxima confidencialidad