De terapias científicas y pseudoterapias «naturales»…

Como trabajamos los psicólogos? que se hace en un gabinete de psicología? Terapias y pseudoterapias naturales.

En muchas ocasiones, nos preguntan  como trabajan los psicólogos para poder resolver los problemas que se nos presentan en consulta. La respuesta no es sencilla, ya que en psicología existen múltiples corrientes que implican tratamientos muy diferenciados. En muchos casos hay que dar explicaciones de los diferentes enfoques y posibilidades, y claro está, normalmente depende de quién dé la respuesta, explicará las bondades de su enfoque y las carencias de los restantes.

El presente artículo viene a ser un ejercicio donde pretendo repasar las diferentes corrientes que se utilizan en la actualidad con sus pros y contras. Pretende además ser una guía de lo que os podéis esperar en un gabinete de psicología o en otros centros donde anuncian terapias (o pseudopsicoterapias).

«Existen muchos riesgos por falta de regulación hoy en día. El paciente tiene que estar más informado».

Creo que toda persona debería tener una idea previa antes de escoger el profesional al que va a acudir. La información es muy importante y necesaria. Por ello,  personalmente vería con buenos ojos que alguien me llamara únicamente para preguntarme por el enfoque que sigo, estaría feliz en que me hicieran un interrogatorio. Así, la persona puede conocer lo que se va a encontrar. De hecho, en Psicolagun la primera sesión es gratuita precisamente por dicho motivo, para que la persona pueda conocer todos los aspectos con los que se va a encontrar.

Antes de escoger a un profesional habría que asegurarse de que el profesional y el centro gozan de la acreditación sanitaria, ya que ello muestra que debería estar regido por unas normas deontólogicas y una homologación. Así, tendremos también donde acudir en caso de dudas o problemas. Estar ante un profesional colegiado y con credencial sanitaria, tampoco implica necesariamente que el tipo de terapia que se esté utilizando ofrezca garantías. De hecho, existen muchos profesionales que utilizan pseudoterapias contraviniendo su propio código deontológico.  Si que nos otorga la posibilidad de recurrir a un colegio profesional en caso de contravenir las normas. Directamente, si acudimos a un centro que no tiene la acreditación sanitaria, es mucho mejor salir corriendo. Estaremos delante de unos «curanderos», sin ninguna base teórica ni profesional.

En este post queremos repasar las principales corrientes (sin ser exhaustivos) que os podéis encontrar, con su descripción e indicando aspectos. Obviamente, no profundizaremos, porque el tema daría para escribir sin duda un tratado. En caso de que os informen de alguna terapia que no nombro, buscad información.

Terapia cognitivo-conductual

Es la terapia que mayoritariamente os podéis encontrar actualmente en gabinetes de psicología. Es una corriente que nace en Estados Unidos, fruto de la falta de resultados de otros tratamientos (básicamente el psicoanálisis), en los años 50. La terapia vincula el pensamiento con la conducta, y establece que las emociones vienen causadas por la interpretación que hacemos de los acontecimientos (el pensamiento). Esto es algo, que aunque parece obvio, hasta el surgimiento de la terapia no se había considerado. Todo se había centrado prácticamente en el psicoanálisis, que repasaremos más abajo, y la terapia conductual que tenía una visión sumamente reduccionista de este proceso.

A partir de esta premisa se desarrollan una serie de técnicas de afrontamiento, de exposición y de relajación, entre otras. Estas técnicas han sido contrastadas y validadas Resultado de imagen de terapia cognitivo conductualempíricamente en múltiples estudios. De hecho es la corriente con más investigaciones científicas, y ello le confiere a la terapia un estatus empírico. Hay que decir que la mayoría de profesionales de la psicología actual, trabajamos con este enfoque por razones obvias.

La terapia se basa en la habilidad y capacidad del terapeuta en ir cambiado la interpretación de los hechos y el tipo del pensamiento del paciente para propiciar el cambio.

El cambio debe empezar a producirse desde el inicio de la terapia, y se trabajará intentando utilizar el mínimo tiempo indispensable, para permitir así, mejorar la calidad de vida del paciente desde el primer momento. En todo momento, el terapeuta tratará de que el paciente gane autonomía y pueda desvincularse del terapeuta.

Autores destacados en este ámbito son Albert Ellis, que tiene una amplia literatura al respecto y Aaron Beck. A nivel nacional y contemporáneamente destaca Rafael Santandreu, que ha publicado diferentes libros en los que de una manera muy sencilla y didáctica explica los pormenores de este enfoque, aunque basándose, a mi modo de entender en Albert Ellis.

Terapia Breve Estratégica, enfoque hacia las soluciones.

La terapia breve estratégica proviene de los modelos teóricos de Paul Watzlawick, de Palo Alto (California) y desarrollada por éste junto a Giorgio Nardone. Consiste en una terapia centrada en soluciones, que se caracteriza por ofrecer unas técnicas muy creativas que ayudan propiciar el cambio de una manera rápida y venciendo las resistencias del paciente.

Se ha demostrado muy efectiva con diferentes problemas como ansiedad, depresión, fobias y anorexia entre otras dolencias. Estructuran la intervención y propician el cambio para hacer ver posteriormente al paciente como se ha producido y potenciar su personalidad.

En muchos casos existen técnicas de la estratégico breve y la cognitivo conductual que son compartidas y acaban llegando al mismo sitio, aunque cada enfoque las reclama como propias y utilizan diferentes nomenclaturas. La lucha de egos está servida.

Desde el centro de terapia Estratégica de Arezzo se está realizando un trabajo importante para validar estás técnicas a nivel empírico con un buen resultado y aceptación por el colectivo científico.

Psicoanálisis

Si bien a nivel histórico y filosófico tiene un importante valor, que no ponemos en duda. En la actualidad no tiene ningún valor terapéutico. Se podría definir como un acercamiento filosófico a la mente humana, pero nunca como una terapia efectiva, empírica y contrastada. Adolece totalmente de estudios que prueben su efectividad. En cambio, existen multitud de estudios que la invalidan.

Como es sabido, fue creada por Sigmound Freud. Fue la principal corriente psicológica hasta los años 50, que precisamente terapeutas de renombre, como Albert Ellis (que trabajaba con el psicoanálisis) buscarán otras terapias al comprobar su inefectividad.

La pseudopsicoterapia consiste en realizar sesiones para conseguir que el paciente tenga un «insight» de su situación y ello produzca el cambio. Si se produce es mérito del terapeuta, y en cambio si no se produce es debido a las resistencias del paciente. Así, se distingue porque hay postulados imposibles de rebatir, por ejemplo, si tienes el complejo de Edipo se muestran los síntomas, aunque si no los muestras es que lo estás reprimiendo. Durante años trabajan en consulta analizando la transferencia y contratransferencia sin centrarse en el problema invalidante del paciente, esperando que se produzca un «insight», que será mérito del terapeuta si se produce y en caso de no producirse culpa de las resistencias del paciente.

Es una terapia normalmente que dura años, a veces con dos sesiones semanales, por lo que tiene un coste económico muy elevado, y genera un perjuicio notable al paciente, al menos en este ámbito. En varios estudios se ha mostrado únicamente algo por encima del «efecto placebo».

Lamentablemente, hay que decir que mucha gente asocia la psicología con el psicoanálisis. Esta creencia hay que refutarla totalmente, ya que el psicoanálisis es una filosofía únicamente, sin validez actual para la psicología.

Para tener más información APETP/psicoanálisis.

Terapia Humanista Gestalt

En primer lugar, partimos de la base  que la terapia humanista o Gestalt está considerada una pseudopsicoterapia por la Asociación para proteger al enfermo de terapias pseudocientíficas. Presenta una base teórica ambigua. Tiene mucha relación con el psicoanálisis, diferenciándose en que no realiza un análisis tan exhaustivo del pasado. Está muy influenciado por algunas religiones orientales.

La pseudopsicoterapia intenta conseguir un «darse cuenta» en el momento presente a través de diferentes técnicas. La más popular es la silla vacía, aunque puede utilizar la musicoterapia, análisis bioenergético, arteterapia, mindfulness así como algunas técnicas del psicoanálisis como los test proyectivos.

Los principales problemas de esta pseudopsicoterapia es que no hay estudios científicos que la avalen y por otro lado puede producir efectos negativos en el paciente. Promueve el abandono de responsabilidades, cargando la culpa de los problemas en los demás, especialmente familiares y amigos y generando así una actitud egoísta y de aislamiento y provocando sufrimiento en el entorno. Otro efecto perjudicial es las posibles manipulaciones del terapeuta hacia el paciente, con el consecuente uso posterior, a nivel laboral, sentimental, sexual o cualquier otro tipo.

En muchos casos me he encontrado con compañeros colegiados que practican esta metodología. De hecho, creo recordar asignaturas en la universidad que la trataban. Todo ello no le otorga ninguna validez científica,  es más, la hace todavía más peligrosa, porque se puede usar por profesionales de la salud. Aunque cuando un paciente acude a una consulta le presupone rigor.

Para más información, recomendamos visitar la página de la asociación para proteger al enfermo de terapias pseudocientíficas. Gestalt.

La falacia de las constelaciones familiares.

Las constelaciones familiares fueron creadas por Bert Hellinger, ex-combatiente nazi y ex-sacerdote alemán, que en la creación de la teoría no tenía ningún tipo de formación. En Alemania es conocido por sus ideas exculpatorias hacia Adolf Hitler, precisamente por la influencia de sus antecesores familiares. Esto causó un gran malestar en Alemania, gozando el Sr. Hellinger de muy mala reputación en la actualidad en dicho país, como podemos apreciar en los artículos de los siguientes links:

www.dgsf.org/themen/berufspolitik/hellinger.htm

www.agpf.de/Hellinger.htm

La corriente consiste en la creación de representaciones teatrales en que cada participante interpreta un familiar, pudiéndose hacer también con muñecos, figuras o cartas, con una fuerte sugestión al respecto. Según Hellinger, la energía de nuestros antepasados nos influye en nuestra constelación familiar. Dichas teatralizaciones nos ayudan a comprender el funcionamiento, produciendo sanaciones.

Esta pseudoterapia no únicamente no se ha demostrado efectiva para absolutamente ningún trastorno, sino que puede ser muy contraproducente. Precisamente por lo sugestiva que es puede provocar ataques de ansiedad o brotes psicóticos. Se han registrado casos de suicidios y precisamente al estar prohibidas por el código deontológico de la psicología, al realizarse por terapeutas sin acreditación sanitaria, no están sometidas a ningún código de confidencialidad.

Por tanto, es importante tener muy en cuenta este enfoque. Para obtener más información podéis clicar en:  Constelaciones familiares.

Coaching y PNL

En los últimos años ha proliferado el «coaching». Esta disciplina proviene en un inicio del mundo empresarial. La idea de entrenar a los equipos de trabajo para que sean más eficientes. Sin duda las empresas tienen sus objetivos y manera de conseguirlos, y el diseño de una metodología de trabajo parece adecuado.

Con el tiempo, el coaching ha ido derivando hacia la terapia a varios niveles. Se caracteriza porque cualquier persona (independientemente de que tenga o no formación previa o la clase de esta)  puede realizar un curso para acreditarse en 125 horas y ejercer esta práctica. La acreditación se da por parte de asociaciones privadas, no existe un colegio profesional ni una regulación legislativa.

Las técnicas que se utilizan provienen de la psicología u otras disciplinas. En muchos casos se utiliza la Programación Neuro Lingüistica (PNL). Esta última son una serie de técnicas creadas por el matemático Richard Blander y el estudiante de filología John Grinder en los 70. Se basaron en recoger la forma de actuar y pensar de varias personalidades de la época para intentar emularlos. Virginia Satir, terapeuta familia, Fritz Perls, desarrollador de la Terapia gestalt, y Milton H. Erickson, el famoso hipnoterapeuta . Naturalmente, aunque los toman de referencia acaban aplicando sus propias ideas.

La PNL es una de las corrientes pseudoterapéuticas más extendidas actualmente, lo que la hace muy peligrosa. Hay numerosos estudios que la refutan y no existen estudios empíricos que le otorguen validez.

Flores de Bach, homeopatía, osteopatia, quiropráctica, acupuntura, reiki, acupuntura y de otras terapias…. mal llamadas «naturales».

Hoy en día vemos la proliferación de centros de terapias llamadas naturales, en que sin un permiso sanitario obviamente, porque en ningún caso podrían obtenerlo, hay unas personas que se lanzan a tratar todo tipo de problemas tanto físiológicos como psicológicos, sin formación reglada alguna, sin permisos ni garantías.

Todas estas pseudoterapias no tienen ningún tipo de validez empírica, por lo que su efectividad sería cercana al efecto placebo. Por eso en muchos casos vamos a escuchar personas que nos dicen que a ellos les ha funcionado. Cabría entonces preguntarse si ese funcionamiento es fruto de este efecto, que si que está contrastado empíricamente.

La homeopatía y Las Flores de Bach son tratamientos que están muy extendidos, incluso he observado su venta en farmacias. También he observado estupefacto como se ofertaban cursos en la universidad, afortunadamente ya retirados. Aunque la realidad es que no tiene ninguna validez científica, los principios en que se basan son arbitrarios y no explica su mecanismo de acción.

La universidad de Barcelona fulmina su master en homeopatía.

Más información en Homeopatía y Flores de Bach.

Existen multitud de diferentes pseudoterapias y pseudopsicoterapias, mal llamadas con el término naturales. Entiendo que se refieren a que no utilizan fármacos ni psicofármacos, o que utilizan elementos de la naturaleza. Esa idea ha surgido en contra del negocio de las multinacionales farmacéuticas. Sorprende ver como estas terapias naturales como la homeopatía, son proporcionadas por una multinacional, pero sin realizar investigaciones.

Multinacional Boiron.

Hay que decir que los laboratorios farmacéuticos utilizan productos provenientes de la naturaleza también. Por ejemplo, el ácido acetil salicílico (aspirina) proviene de las hojas del sauce. Las hojas del sauce se llevan utilizando hace miles de años, pero con la aspirina evitamos efectos secundarios. Podría perfectamente llamarse un fármaco natural.

Con esto no defiendo ni mucho menos a las multinacionales farmacéuticas, pero si que opino que si una empresa quiere introducirse en la sanidad con un producto, debería de pasar por los mismos controles y los mismos estudios de validez que cualquier laboratorio farmacéutico. Debería haber un control al respecto. No sirve decir que como no es inocuo, no es dañino para la salud, lo dejamos.

En las terapias, mal llamadas «naturales», hay que entender por tanto que no existe validez empírica, y que no podemos esperar mayores efectos terapéuticos que el propio efecto placebo. Si que en cambio habría que estar atento a posibles manipulaciones con el consiguiente beneficio para el terapeuta. Estas pueden ser de tipo económico, laboral, sexual o cualquier otro. Los situaría en algunos casos con la calificación de sectario.

Posibles soluciones

En primer lugar creemos que en este apartado existe una responsabilidad política y legislativa. La ley ya existe, se promulgó en el 2003.( Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud). Por lo tanto cabría encontrar el punto de aplicación de la misma. Para ello debería existir implicación política al respecto.

En mi opinión creo que, del mismo modo que existe el delito contra la salud pública, por el tráfico de drogas, debería avanzarse hacia la utilización de estas pseudoterapias como delito contra la salud pública (o es que acaso la salud mental no pertenece al ámbito de la salud?).

Legislación de terapias y pseudoterapias

En este sentido está empezando a haber cierta presión por parte de la asociación para proteger al enfermo de terapias pseudocientíficas, con una reputada científica como presidenta (Elena Sanchez-Campos) para que desde el congreso de los diputados se emprendan acciones para proteger al paciente. Celebramos la irrupción con fuerza de esta asociación para denunciar casos y realizar presión política.

Entrevista radiofónica.

Obviamente, estas pseudoterapias surgen por carencias en el sistema de salud. Carencias que van desde el trato humano que se dispensa por parte de los facultativos, hasta el exceso de fármacos que se utilizan en la actualidad, en algunos casos de manera grave. Lógicamente hay un negocio detrás de esto. Son aspectos que hay que mejorar, pero no buscando soluciones mágicas, que a la postre son contraproducentes, como poco a nivel económico.

Los colegios de médicos están empezando a hacerse eco de la situación. Se han creado observatorios de las pseudociencias y hay una notable implicación por parte de de la Organización Médica Colegial. Pero en cambio sorprende la poca actividad que se está llevando a cabo desde los colegios profesionales de psicología. Si bien están haciendo alguna campaña contra el intrusismo, no han hecho peticiones políticas ni legislativas. Tampoco están informado a la sociedad de ningún tipo de pseudopsicoterapia. Así  que pensamos que tiene que existir más implicación al respecto, ya que ello no contribuye a la reputación de la psicología. No basta con hacer campañas contra el intrusismo. Hay que dar un paso adelante en el freno de este fenómeno. Todos los colegiados creo que tenemos una responsabilidad en hacer presión a los colegios profesionales. Tiene que existir mayor implicación al respecto. La difusión de esta información es vital para el paciente y responsabilidad de los colegios profesionales.

En el momento actual no existe ninguna comisión específica en ningún colegio profesional de psicología a la que dirigirse en caso de necesidad por parte de un paciente. (Si hay alguna, me interesaría conocerla sin duda). Ello no es una buena señal, y deja al paciente indefenso ante dicho fenómeno.

Creemos que lo ideal es que haya un cambio político y legislativo. Aunque este tipo de cambios siempre se ejercen desde la presión y necesidad social. Tenemos la ley desde el año 2003, pero falta su aplicación. Intentemos que se produzca lo antes posible para evitar males mayores. Es una responsabilidad compartida de todos los profesionales.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quieres recibir nuestros artículos?
Get the latest content first.
Máxima confidencialidad