El duelo, como superar una pérdida

duelo

El duelo es todo proceso de adaptación emocional a una pérdida, que puede ser la de un ser querido, un trabajo, una relación, estatus personal, un diagnóstico de infertilidad o el diagnóstico de una enfermedad terminal. En «el duelo, como superar una pérdida», vamos a explorar esta etapa.

Entender el proceso por el que estamos pasando, y sus diferentes fases nos puede ayudar a contextualizarlo, ya que de otra manera, a la propia périda, se nos puede juntar la desorientación emocional posterior, con el consiguiente daño que nos causará. Será muy importante, evitar quedarse estancado y no evolucionar.

En este artículo, ayudamos a dar con las claves de todo proceso de duelo.

Según el modelo descrito por el libro de la doctora Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004)»On death and dying», referente en el campo, el duelo se manifiesta en cinco fases:

  1. Fase de Negación. Negarse a sí mismo o al entorno que ha ocurrido la pérdida
  2. Fase de Enfado, indiferencia o ira: Estado de descontento por no poder evitar la pérdida que sucede. Se buscan razones causales y culpabilidad. Se hacen comparaciones con otras personas y se experimento un estado de irascibilidad continua. Podemos tener episodios de ansiedad.
  3. Fase de Negociación. Negociar consigo mismo o con el entorno, entendiendo los pros y contras de la pérdida. Se intenta buscar una solución a la pérdida a pesar de conocerse la imposibilidad de que suceda, muchas veces de una manera fantasiosa. En esta fase nuestro entorno puede entender que lo tenemos superado, ya que hemos dejado atrás la fase anterior y ven cambios.
  4. Fase de Dolor Emocional o depresión. Se experimenta tristeza por la pérdida. Pueden llegar a sucederse episodios depresivos que deberían ceder con el tiempo. Es una fase en que podemos vernos sumamente rechazados por el entorno.
  5. Fase de Aceptación. Se asume que la pérdida es inevitable. Supone un cambio de visión de la situación sin la pérdida; siempre teniendo en cuenta que no es lo mismo aceptar que olvidar.

Estas fases no siempre suceden en este orden, normalmente se dan así, pero en muchos casos se alternan de diferente forma.

Del mismo modo, se puede pasar por una fase en varias ocasiones, y podemos salir y volver a entrar recurrentemente, como en una montaña rusa, en que hay subidas y bajadas. Algunas veces, hay  fases que no tienen ni porque ocurrir, pero, ante una pérdida, eso está muy claro, al menos, se pasará por dos de ellas.

Duelo, algunos consejos…

A los psicólogos no nos gusta dar consejos, aunque si has llegado hasta aquí es porque seguramente necesitas ayuda, y quiero ser práctico en algunas cuestiones, como las siguientes:

En la elaboración del duelo, nos ayudará mucho saber en que fase nos encontramos y lo que implica emocionalmente. Hay que pensar que la implicación emocional en cada fase es diferente, y en la  mayoría de los casos nos enfrentaremos con estados emocionales totalmente desconocidos. Hay algo que debes recordar siempre; eres más valiente de lo que crees, más fuerte de lo que pareces y más inteligente de lo que piensas.

El consejo de terceros que hayan pasado por situaciones similares, no nos servirá, ya que nuestro estado emocional es único y no nos ayudan las comparaciones. La persona necesita que en su entorno sean conscientes de su estado único y excepcional. Para ello hay que saber escucharlos y eso si, orientarlos en la fase que están pasando y lo que implica, pero sobre todo escucharlos para que puedan darse cuenta.

Intentar acortar el proceso de duelo es un error, que puede significar su estancamiento y no avanzar en su superación. El propio hecho de seguir viéndonos mal después de haber pronosticado una recuperación puede hacer que nuestra autoestima quede muy dañada. Por ello es importante estar preparados para pasar por un proceso de duelo sin pronosticar un tiempo determinado. Por tanto, no vamos a poder hablar de un tiempo determinado que va a durar el duelo. «Todo intento de eliminar el duelo solo lo irrita aún más. Debes esperar hasta que es digerido y luego la diversión disipará sus restos».-Samuel Johnson.

Es importante que durante el proceso de duelo nos cuidemos físicamente, hacer deporte de forma regular y comer bien con una dieta equilibrada nos ayudará. Por otro lado intentaremos evitar el alcochol y otras drogas, ya que son sustancias que nos harán sentir más deprimidos.

También es aconsejable mantenernos al día con nuestras tarreas cotidianas, sin sentirnos mal si no llegamos a unos estandares fijados con anterioridad, quitando presión a los objetivos. Lo importante será tener cierta actividad y mantenernos dentro de la rutina. Por ello, en muchas ocasiones, la actividad laboral será también importante para ayudarnos a normalizar la situación, bien sea la que teníamos antes o una nueva.

En un caso de duelo, también será necesario hablar con otras personas de lo que nos está pasando y pedir ayuda si vemos que lo necesitamos. Del mismo modo no hay que reprimir nuestras emociones ante ellos, sinó que será muy aconsejable exteriorizarlas, así hay que permitirse llorar, mostrar la rabia o simplemente no ser como siempre hemos sido. Hay que dejar que nuestras emociones fluyan, ya que ellas nos están ayudando a superar etapas del duelo. Las lágrimas derramadas por otra persona no son un signo de debilidad, sinó de fortaleza y de superación.

En caso de notar estancamiento, o ideas negativas de desinterés por la vida o de suicidio será absolutamente necesario consultar con un profesional, que nos va a ayudar a salir de ese estado. En caso de no ver mejoría, a lo largo del tiempo nos podrá hacer ver que quizás no estamos ante un proceso de duelo, sinó ante una depresión.

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Consulta

 

 

 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quieres recibir nuestros artículos?
Get the latest content first.
Máxima confidencialidad