El TOC en niños y adolescentes

El TOC en niños y adolescentes

El TOC en niños y adolescentes, trastorno obsesivo compulsivo afecta a un 1% de los niños. Aunque gran parte de esa información la obtenemos de los datos que ofrecen los adultos. Esto, arroja un gran interrogante, ya que hay muchos casos de TOC infantil que no son detectados.

Gran parte de esos niños no solicitan ayudan hasta que son adultos, y lo llevan en secreto, ya que no lo relaciona con algo que tenga solución. Los padres únicamente se plantean ayuda profesional cuando la ansiedad es muy elevada y dura mucho tiempo. Pero esta no detección puede generar algunos problemas.

Vamos a repasar una serie de aspectos cruciales que conviene conocer a todos los padres a modo preventivo.

Qué es el TOC o trastorno obsesivo compulsivo?

La característica principal del trastorno es la presencia de pensamientos obsesivos o actos compulsivos recurrentes.

Los pensamientos obsesivos son ideas, imágenes o impulsos mentales que irrumpen una y otra vez en la actividad mental de la persona. Suelen ser de contenido desagradable (por su contenido o simplemente por carencia de sentido), y la persona suele intentar resistirse a ellos. Se perciben como pensamientos propios, a pesar de que son involuntarios y a menudo repulsivos.

CIE-10, 1999

Los ejemplos más comunes son el temor a la suciedad y los gérmenes (contaminación) y preocupación por un evento catastrófico o situación que afecte a alguien, necesidad de mantener el orden y la exactitud o las dudas excesivas.

Por tanto,

  • Son pensamientos intrusos, reconocidos como propios pero involuntarios
  • Son desagradables o repulsivos
  • Se consideran absurdos por parte de la persona que los padece
  • Provocan un alto grado de ansiedad
  • Normalmente se combate con conductas de neutralización, como la compulsión

Las compulsiones son formas de conducta que se repiten una y otra vez. No son placenteras ni dan lugar a actividades útiles en sí mismas. Para la persona tiene la función de prevenir que tenga lugar algún hecho objetivamente improbable. Suele tratarse de rituales para conjurar el que uno mismo reciba daño de alguien o se lo pueda producir a otros. A menudo, es reconocido como carente de sentido y hace intentos para resistirse, aunque a la larga la resistencia se ve mermada. Casi siempre está presente algún grado de ansiedad.

CIE-10, 1999

Las compulsiones pueden ser mentales (rezar o contar para sí mismo), o motoras (pisar baldosas de una manera determinada o lavarse las manos un número determinado de veces).

Algunas compulsiones frecuentes son; el lavado de manos, contar o tocar de manera repetida hasta sentirse bien, la simetría, volver a leer o escribir los deberes del cole, o rituales mentales, como rezar, repetir, contar o pensar en algo concreto.

Se sabe que todas las personas adultas, en algún momento de su vida tienen pensamientos intrusivos. La diferencia básica estriba en que los desechan como ideas sin sentido. En cambio la persona con TOC les da un valor y llega a dudar y ello les crea ansiedad, creando una paradoja mental e invadiendo su vida. Ya que cuanto más intentan erradicarlo, más se instala.

Formas de acabar con la ansiedad

Además de la compulsión, la persona afectada puede usar:

  • La evitación. Que consiste en evitar todo aquello que pueda facilitar la aparición del pensamiento obsesivo. Por ejemplo, evitar mirar objetos que les atribuye un peligro o evitar pasar por sitios que le recuerden su obsesión.
  • Conductas de seguridad. Puede ser realizar preguntas a personas cercanas por la obsesión, que le ayuden a reducir la ansiedad o bien realizar una acción un determinado número de veces. Por ejemplo, realizar la misma pregunta varias veces, esperando la respuesta que le reasegure o bien tocar un objeto un número determinado de veces
  • Vigilancia y razonamiento. La persona estará atenta a la entrada del pensamiento intrusivo para rechazarlo o bien razonar objetivamente que es solo un pensamiento y no le causará ningún daño

Causas

Varias teorías sugieren el factor biológico para el trastorno, podrían existir varias anormalidades en los ganglios basales y en el lóbulo frontal. Por otro lado, existen estudios que indican anormalidades en un neurotransmisor, la serotonina. Concretamente se ralentiza la transmisión de la serotonina de neurona a neurona. Además, las neuronas que responden a la serotonina se encuentran en todo el cerebro, pero principalmente en los ganglios basales y en el lóbulo frontal.

Estudios con gemelos demuestran que hay un fuerte componente genético en la transmisión del trastorno, aunque no se sabe de qué forma se transmite.

Por otro lado, se ha visto que estilos de comunicación fríos y distantes de los padres pueden ser determinantes en el desarrollo del trastorno.

Tratamiento

El niño que sufre TOC, en muchas ocasiones, va a ocultar sus síntomas. Viéndose a sí mismo de manera altamente perjudicial. En otros casos se va a normalizar en el entorno familiar, aceptando, e incluso muchas veces, se va a ayudar al niño en sus rituales. Que se siente en su silla, que se lave compulsivamente, que evite lugares o situaciones, que tenga un determinado orden en las cosas. Poco a poco se va normalizando una situación, que eso sí, fuera de casa no se percibe de igual manera.

Si el TOC provoca mucha ansiedad se va a buscar tratamiento, pero en muchos casos, las estrategias para combatir la ansiedad, hacen que no se llegue a tratar.

Para el tratamiento del TOC se recomienda:

  1. Enfoque psicológico. El tratamiento más recomendable es psicoeducativo, con enfoque cognitivo conductual. Implicación familiar en el mismo.
  2. Enfoque farmacológico. Para regular la transmisión del neurotransmisor de la serotonina, que implica una variedad importante de psicofarmacos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quieres recibir nuestros artículos?
Get the latest content first.
Máxima confidencialidad