Enuresis infantil nocturna

La enuresis infantil nocturna es el fenómeno de mojar la cama durante la noche. Es la pérdida involuntaria e inconsciente de la orina durante el sueño a una edad en la que el control nocturno ya debería estar presente.

Sólo se considera como un problema cuando el niño o niña tiene más de cinco años.

¿Por qué moja la cama durante la noche?

Durante la noche nuestro organismo pone en funcionamiento una serie de mecanismos, diferentes de los del día, para mantener la continencia:

  • Durante el sueño se produce menos orina que durante el día.
  • Aumenta la capacidad de la vejiga para retener la orina.
  • Cuando la sensación de vejiga llena persiste y es suficientemente intensa nos despertamos y vamos a orinar.

Si el niño o niña sigue mojando la cama a una edad en la que ya no debería de hacerlo, por encima de los cinco años, es el momento de considerar la posible existencia de un problema vesical; enuresis.

Afecta, aproximadamente del 10% al 20% de la población infantil de más de cinco años y es más común en los niños que en las niñas.

Tipos de enuresis:

  • monosintomática nocturna: lo padecen los niños mayores de cinco años que presentan como único síntoma el escape de orina durante el sueño.
  • secundaria: los padecen los niños mayores de cinco años que, tras un periodo previo, sin mojar la cama, superior a seis meses, comienzan a presentar escapes de orina durante el sueño.
  • complicada o síndrome enurético: la padecen niños mayores de cinco años que, además de mojar la cama durante el sueño, presentan problemas urinarios durante el día, pérdidas o goteo, ropa interior siempre mojada o húmeda.

La enuresis infantil, trae con ellas algunas consecuencias emocionales tanto en el menor como en los padres de éste. Como pueden ser ansiedad social o miedos.

Está comprobado que los problemas emocionales que sufren los niños que orinan en la cama son la consecuencia y no la causa de la enuresis.

El impacto psicológico y social de la enuresis:

EDAD PARA LOS NIÑOS PARA LOS PADRES
5 AÑOS Alteración de la conducta Insatisfacción Angustia

Preocupación

Insomnio

10 años Sentimiento de culpa

Marginación

Frustración

Humillación

Estrés

Ansiedad

Sobreprotección

Estrés familiar

Sentimiento de culpa

Agresividad

15 años Dificultades de relación

Trastornos del sueño

Ansiedad

Aislamiento social

 

La consulta con el médico es el primer paso hacia un plan terapéutico adecuado, siendo la ayuda de un psicólogo básica para el tratamiento emocional y la solución del problema que devolverá tranquilidad familiar y una vida normal a los niños.

Superar la enuresis requiere de un esfuerzo compartido entre los padres, el niño y el sanitario. Acompañar y guiar al niño en el tratamiento indicado por el especialista es fundamental para solucionar este síntoma a tiempo.

La edad de comienzo del tratamiento es variable pero es aconsejable a partir de los cinco años cuando aún la prevalencia de la enuresis nocturna sigue siendo alta. En general, es el niño quien pide ayuda de distintas maneras pero suele estar relacionado con el comienzo de la escolaridad y su mayor exposición social.

Es conveniente establecer unos hábitos en el niño o niña:

  • Horario miccional: el menor debe de orinar unas seis veces al día
  • El niño debe beber más líquido por la mañana y menos por la tarde.
  • Hay que evitar las cenas abundantes, saladas y con mucho líquido.
  • No debe de permanecer más de diez horas de sueño sin vaciar la vejiga.
  • El niño debe de rellenar un calendario, donde anota las noches secas y las húmedas, para poder el ver progreso o la falta de progreso.

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Consulta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quieres recibir nuestros artículos?
Get the latest content first.
Máxima confidencialidad