Fomentar la lectura en los niños

Fomentar la lectura

Fomentar la lectura en los niños es en muchos casos una de las prioridades educativas. Parece que hoy en día lo tenemos algo más difícil que hace años. Ha surgido la competencia de las pantallas, televisión, videojuegos, móviles, tablets y todo tipo de dispositivos. ¡Si bien hace años estaba en el top de la diversión, hoy en día parece haber pasado a un segundo o tercer plano, la competencia es tremenda!

Pero, realmente es tan beneficiosa la lectura? y si es así, que podemos hacer para fomentarla. En este artículo vamos a ver sus beneficios y daremos algunos consejos para fomentarla.

Beneficios

Si prefieres ver el vídeo, puedes pulsar sobre la imagen.

Vamos a destacar 5 beneficios, que van a correlacionar de manera importante con la parte académica, aunque probablemente haya muchos más:

  1. La lectura es una gran potenciadora de la imaginación. Esta capacidad será la responsable de facilitar la concepción de ideas, proyectos o creaciones innovadoras. Hoy en día es una de las competencias más valoradas por las empresas de todos los sectores.
  2. Ayuda en el aprendizaje. La lectura es uno de los principales mecanismos de aprendizaje. El hábito lector proveerá de una herramienta al niño para aprender. Por tanto, despertará su curiosidad y las ganas de aprender.
  3. Favorece la concentración y el relato de historias. La lectura favorecerá enormemente la capacidad de atención y concentración del niño, así como fomentará su capacidad de expresión y narración. Por tanto, y este es un aspecto muy importante, favorecerá su desarrollo social.
  4. Divertirse solo. La lectura va a favorecer que el niño pueda divertirse solo y su permanencia en una sola actividad. Es cierto que al principio vamos a dedicar tiempo en fomentar esta actividad, aunque con el tiempo conseguiremos el desarrollo autónomo de la misma.
  5. Un beneficio claro es que va a fomentar el hábito del sueño, así como el poder tratar miedos y problemas cotidianos que le puedan preocupar. Por tanto, potenciará su desarrollo personal.

Consejos para fomentar la lectura en los niños

Una vez vistos los múltiples beneficios de la lectura, vamos a dar ciertos consejos para fomentarla, siempre teniendo en cuenta las características concretas del niño y adaptándolas.

  • El primer consejo es no imponer la lectura. Si recordamos el anterior artículo de Psicología inversa, entenderemos muy claramente que si queremos fomentar la lectura en los niños, la mejor manera de no conseguirlo es imponerla. Ya que en ese caso, les vamos a coartar su libertad, y automáticamente se van a revelar. Claro está, que puede que lo impongamos y acaben leyendo, pero imponiéndolo, habremos dificultado el proceso.
  • En segundo lugar, parece muy claro el beneficio de dar ejemplo. Está ampliamente demostrado, que los menores, gracias a las neuronas espejo (de las cuales hablaremos en un futuro) van a copiar la mayoría de cosas que vean hacer. Si un niño ve a su madre tocar la guitarra, va a querer tocarla, si otra ve a sus padres jugar a futbol, querrá jugar igualmente, y si un niño ve a sus padres leer, se va a interesar por la lectura. En un inicio será importante acompañarles, y que observen nuestra manera de leer cuentos para poco a poco ir desarrollando su propia capacidad lectora.
  • Libertad de elección. Es muy importante dejarles libertad de elección de la lectura. Como todo, evidentemente, va a tener que haber un determinado control, que sea apto para su edad. Pero no vetar ningún tipo de lectura. Por ejemplo, puede que a mí me gustaran de pequeño «los cinco«, pero a nuestro hijo le puede parecer antiguo, e igual prefiere Gerónimo Stylton, libros de dinosaurios  o más mayor la saga «Crepúsculo». Respetar su gusto le va a ayudar enormemente a desarrollar pasión por la lectura.
  • La lectura ha de ser divertida. Lo hemos dicho muchas veces, en el proceso de aprendizaje todo entra mejor si es divertido, si es juego. La lectura no ha de ser algo serio y aburrido, sino algo dinámico y divertido. Es cuando el niño le empezará a coger el gusto.
  • Rutina diaria. La lectura ha de tener continuidad, ya sea poco o mucho tiempo. Será bueno que haya un espacio para la lectura familiar, para sentarse y leer. Que sea algo que se incorpore en sus vidas. Todo quizás al principio va a costar, igual tenemos que insistir mucho para que se laven los dientes, o para que se laven las manos antes de comer, o para que recojan su plato, pero al final lo harán solos. Con la lectura pasa igual, no hay diferencia con otros hábitos.
  • Animarlos a construir su historia. Si entráis en la dinámica de la lectura de cuentos, será muy fácil que podáis inventar historias y compaginarlas con la lectura. Si así hacéis, alentarles a que puedan inventar sus historias inventadas. Eso les alentará a continuar leyendo para inventar. Por tanto, verán un sentido práctico y funcional para la lectura con una correspondencia automática entre la lectura y la recompensa imaginativa.
  • Leer en lugares interesantes y en diferentes momentos. La lectura no ha de ser algo monótono y estático, en cambio puede ser algo divertido y dinámico. Por eso, si bien se tiende a leer por la noche y en la cama para ir a dormir, también será interesante leer en el desayuno, a media tarde y en diferentes lugares. De esa forma, la lectura podrá realizarse en cualquier sitio a cualquier hora del día.
  • Nunca poner a competir la lectura con medios audiovisuales. La lectura debe ser algo separado de la televisión u otros dispositivos. No lleguéis a la sala de vuestra casa, apaguéis la consola o la televisión y le digáis: -Ahora toca leer. Será la manera más fácil de conseguir que lo odien. Poned los correspondientes límites a las pantallas pero procurad no asociarlos a la lectura.

Y además creo que será necesario ser muy observadores con los pequeños, conocer sus gustos, preguntarles, estimularles (que vean libros), llevarles a bibliotecas, a cuenta-cuentos, dejad que pasen tiempos con sus abuelos y estad tiempo con ellos. Todo influirá, en su interés por la lectura, y en su felicidad.

    Nombre (requerido)

    E-mail (requerido)

    Consulta

    2 comentarios

    1. Súper de acuerdo con todos los consejos que nos han brindado, pero muy en especial con el de no imponer la lectura. Me acuerdo de cuando era niña y me obligaban a leer libros que no me llamaban la atención, o me resultaban muy aburridos, la verdad es que muy bien no la pasaba. Por suerte después encontré libros que me gustaron y la lectura se volvió mi pasatiempo. Creo que es vital dejar que los niños escojan los libros que desean leer, para que descubran por sí mismos lo maravilloso que es.

      ¿Podrían recomendar algunas lecturas para darles a escoger? Sería muy útil para quienes tenemos sobrinos o primos pequeños. Muchas gracias por compartir.

      1. Me alegro que te hayan parecido adecuados los consejos. En el tema de la lectura, hoy en día, tenemos la suerte de tener una amplia variedad de recursos de todo tipo. Es muy bueno ir a las bibliotecas con los niños, que hojeen, que toquen y que miren. Nosotros los observaremos y hablaremos con ellos de los libros y de ese modo iremos valorando sus gustos, que seguramente irán cambiando.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Quieres recibir nuestros artículos?
    Get the latest content first.
    Máxima confidencialidad