Personas altamente sensibles

personas altamente sensibles

Se calcula que el 20% de la población son personas altamente sensibles. Se trata de un tipo de personas muy especiales, en general se puede decir que son muy sensibles, creativas y muy empáticas. Ello se debe a que tienen sus sentidos, o mejor dicho, su capacidad de sentir muy desarrollada y ello les da ciertas ventajas en los procesos perceptivos. Aunque tienen un riesgo superior de padecer ansiedad o depresión si no canalizan bien los procesos de información que vienen de los sentidos. No es extraño que haya colectivos donde es más frecuente este rasgo: compositores, actores, escritores, guionistas, gente implicada en causas, etc.

Son personas con un don especial y me atrevería a decir que son los que más influyen en los cambios que tienen lugar en cualquier sociedad. Por ello, nos conviene conocerlo un poco más, bien sea porque somos así, o porque tenemos a alguien al lado con ese Don.

En ningún caso, ser PAS es una enfermedad o un trastorno. Se trata de unas personas que tienen unas características biológicas especiales que las diferencian del resto de la población. Vamos a verlo en el siguiente artículo.

Personas altamente sensibles vs hipersensibilidad.

En primer lugar, hay que diferenciar entre personas altamente sensibles e hipersensibilidad. Son conceptos totalmente diferenciados, aunque muy a menudo se confunden.

La hipersensibilidad o fragilidad emocional es una vulnerabilidad ante acontecimientos que pueden herirnos, y está únicamente relacionada con las emociones, en cambio, en las personas altamente sensibles se puede apreciar sensibilidad en todos los sentidos, esto es una fortaleza, ya que les entra más flujo de información y son más perceptivos, a través de todos los sentidos.

Una persona frágil, emocionalmente, no tiene por qué darse cuenta de lo que está ocurriendo, pero conecta con algo que la emociona y puede afectarle de una manera desproporcionada. En cambio, una persona altamente sensible se dará cuenta de muchos detalles, de muchos hechos que, para otros, pasarán desapercibidos. Todo ello, bien gestionado, puede dotarles de una ventaja importante en la vida.

Las personas altamente sensibles no padecen ninguna enfermedad ni trastorno a priori. Elaine y Arthur Aaron fueron los primeros en acotar una serie de rasgos neuropsicológicos que permiten entender como existen una serie de personas que pueden tener una mayor sensibilidad para detectar diferencias entre los estímulos, que tienen un mayor grado de empatía y una mayor emocionalidad. Aunque este rasgo no implica padecer ningún trastorno, puede derivar en un trastorno de la personalidad o en un trastorno ansioso depresivo si la persona no logra conocer detalles sobre su personalidad.

Los sentidos en las personas altamente sensibles

Una persona altamente sensible siente más fuerte. Percibe más cualquier olor, por ello, si entran en un sitio con malos olores van a tener la necesidad de retirarse, ya que puede ser una tortura. El olor se va a incrementar respecto a una persona no PAS.

También es muy típico que algo aparentemente sin apenas dolor, como el pinchazo de una aguja para hacer una analítica, a las personas PAS les duele más y en algún caso no lo podrán aguantar.

Para un PAS será muy importante el tacto y va a diferenciar muy bien los diferentes tejidos de ropa que lleva. Va a tener la necesidad de lavar más a menudo la ropa de cama y será iimportante los productos de limpieza (suavizantes y jabón) que se utilizan, ya que va a percibir las diferencias entre uno y otro, cosa que para el resto pasará desapercibido.

La vista la va a tener más desarrollada, y dará más importancia a los colores y en general a todo su entorno. Admirará mucho más la belleza de un atardecer.

La mayor sensibilidad (sentidos propiamente) se puede apreciar desde que son bebés. Si tenéis un bebé que se despierta mucho, que tiene mucha necesidad de contacto físico, que llora mucho y que cuesta calmarlo, que reacciona ante los ruidos o los olores, seguramente vuestro bebé es PAS. Conocerlo desde ese preciso momento os va a facilitar mucho el proceso educativo, ya que le podréis dotar del autoconocimiento necesario para poder afrontar su vida.

Diferencias neuronales que producen saturación

Algo fundamental para saber si una persona es altamente sensible es que parten de una serie de diferencias neuronal. Su cerebro es mucho más reactivo ante los estímulos, aun siendo sutiles y que pasan desapercibidos para el resto. Ello se debe a que los PAS tienen una mayor actividad en las neuronas espejo o las areas vinculadas al procesamiento de la información sensorial, como el lóbulo prefrontal, muy relacionado con la empatía. También tienen mayor actividad en la amígdala, parte del cerebro encargada de la reactividad emocional.

Por tanto, el cerebro de los PAS tiene mayor sensibilidad ante cualquier estímulo que le llegue por cualquier sentido (vista, olfato, gusto, tacto u oido), y además una mayor capacidad de reacción. Siente mucho más.

Esta característica implica que su cerebro trabaja mucho más, ya que en un menor tiempo van a percibir más estímulos. Por eso se pueden agotar fácilmente en lugares masificados o con mucho ruido. Un PAS tendrá que medir muy bien los sitios que recorre y los entornos por los que se mueve si no quiere caer en la saturación. Un estado de agotamiento que le impedirá recibir más información.

Un PAS suele ser catalogado como introvertido, ya que va a necesitar aislarse del mundo en muchos momentos, pero no se puede considerar un introvertido, ya que ese aislamiento parte de una necesidad.

Un PAS, por otro lado, tiene una capacidad empática superior al resto. Un Don especial para ponerse en la piel de los demás, entendiendo el proceso que están pasando y lo que están sintiendo. Tal es su capacidad que en muchos casos parece que leen la mente, ya que perciben no solo las palabras, sino todos los detalles que rodean a las personas, como la comunicación no verbal, percibiendo así, la energía que desprenden las personas y las situaciones. Normalmente esta característica les hace querer ayudar a la gente, y no es extraño ver a PAS trabajando en profesiones que ayudan como enfermeras, médicos o psicólogos, o con animales como veterinarios u otras profesiones.

Vivir con más intensidad

Una persona altamente sensible vive con más intensidad cualquier estímulo que le viene de fuera. Se puede tratar de una puesta de sol, una relación, un trabajo o su propia vida. Los estímulos les pueden venir del exterior, o también de sus propios pensamientos, ya que tienen una actividad cognitiva de asociación de ideas muy intensa. Procesan mucha más información y además están capacitados para dar una mayor respuesta emocional ante ella.

Por tanto, se puede afirmar que son capaces de vivir con más intensidad. Aunque es cierto, que esta característica les hace diferentes y ello les puede conllevar malestar en algunos casos.

Debido a esta intensidad en la vida, será importante para los PAS, más que para el resto, dotarla de un sentido, de un trabajo que implique sensibilidad y poder aprovecharse de este Don que tienen para cambiar cosas. Son personas muy creativas, y ello unido a su capacidad empática hacen que puedan explicar historias, por ello muchos son novelistas y guionistas, también periodistas, ya que pueden entender bien temáticas que nos rodean, o actores, ya pueden meterse muy bien en su papel. También médicos, enfermeras o psicólogos, puesto que van a entender muy bien a los demás. Si se dedican a la decoración o la arquitectura van a tener detalles verdaderamente diferenciadores.

Intensidad y profundidad reflexiva

Las personas altamente sensibles son intensos y profundos en sus pensamientos. No hay nada superficial, nada que carezca de importancia. Ellos observan y sienten los más mínimos detalles y eso les hace procesarlos, analizándolos y buscando todas sus posibles conexiones.

En muchos casos va a parecer excesivo y se puede confundir con perfeccionismo, pero no lo es exactamente, se trata del análisis de todos los estímulos que les llegan.

Esta es una cualidad que les hace muy valiosos para trabajar en equipo, ya que perciben las necesidades del grupo y pueden aportar información muy valiosa en beneficio de todos, y además van a integrar al resto de componentes.

La parte negativa de esta cualidad es que no van a parar hasta dar con una solución para algo que les preocupe. Tener paciencia con ellos y ayudarles en sus reflexiones puede llevarnos a analizar todo con mucha mayor profundidad.

Os podéis estar preguntando si sois o no personas altamente sensibles. Para ello, la asociación PAS de España ha elaborado este test. Os recomiendo que lo hagáis antes de sacar ninguna conclusión.

Jordi Martínez psicólogo
Jordi Martínez, psicólogo

    Un comentario

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Quieres recibir nuestros artículos?
    Get the latest content first.
    Máxima confidencialidad