Derechos asertivos. ¿Qué son?

En el anterior artículo / video hablamos de asertividad. Recordamos que se trata de la habilidad social de poder decir lo que pensamos o sentimos ante diferentes situaciones, pero respetando el punto de vista de los demás.,, La empatía resultará fundamente en la asertividad, ya que sin entender a la otra persona, no podremos tener una idea acertada de lo que piensa realmente. Del mismo modo, una idea fundamental es que hay que tener en cuenta que nuestros derechos son los derechos de los demás. Pero los derechos asertivos. ¿Qué son?

En este artículo vamos a ver 10 derechos asertivos fundamentales. Hay más, pero he escogido estos 10 por ser los que generan más problemas según mi experiencia en la psicoterapia, y tengo que decir que también personalmente. Ahí van, empezando por los más simples, yendo hacia los principales.

Si preferís verlo en video pulsar aquí.

10. Derecho a no ser perfecto.

En muchos casos nos imponemos como meta la perfección, bien sea como padres, como amigos, como pareja o en el trabajo. Hay que decir que intentar mejorar siempre es positivo, pero anhelar la perfección o no permitirnos el fallo puede crear precisamente el efecto inverso. Por tanto, será importante darnos un margen de fallo.

Así, si no te sale bien una comida, si tienes un accidente de coche por un error, si pierdes unas llaves o cualquier otra situación del género, simplemente hay que intentar no cometer el mismo error más adelante, pero perdonarlo al momento. Si es otra persona la que ha cometido el fallo, tendremos este mismo pensamiento hacia él o ella. Será muy importante buscar mejorar, pero huyendo de la perfección. 

9. Derecho a no ser adivino con lo que piensan los otros.

Es difícil adivinar las expectativas ajenas, por tanto, no tenemos la obligación de saber lo que los demás esperan de nosotros si no nos lo verbalizan. Del mismo modo, los demás no serán adivinos con nosotros. Por tanto, si quieres o necesitas algo, dilo, no esperes a que los demás lo adivinen.

Una pareja tuvo problemas durante años porqué uno de ellos dejaba los zapatos en la entrada, cosa que al otro le molestaba. Pero en vez de decírselo, lo que hacía era estar de mal humor todo el día, ya que creía que se tenía que dar cuenta de manera espontanea. Todo se podría haber resuelto recalcando este hecho y haciéndoselo saber.

8. Derecho a tomar nuestras propias decisiones, por muy irracionales que sean.

Este es un derecho muy relacionado con la posibilidad de equivocarse. Cada persona tiene un sistema de valores y creencias diferentes al resto, por tanto, cada uno toma sus decisiones basándose en una experiencia y modo de ser diferente al resto. Por tanto, si alguien quiere tomar una decisión basándose en algo diferente a las creencias de los demás, hay que respetarlo.

Quieres pintar la pared de verde fluorescente, quieres dejarte el pelo a lo afro, quieres estudiar griego clásico, hazlo si así lo valoras adecuado, por muy esperpéntico que pueda parecer. Siempre podrás rectificar en el futuro o aprender del error en caso de cometerlo. Y si hay alguien que quiere hacerlo, explícale tu punto de vista, eso sí, sin censurar el suyo.

7. Derecho a no agradar a todo el mundo.

Como ya hemos dicho, todas las personas son diferentes, lógicamente vamos a encajar mejor con unos que con otros. Si caemos en el error de intentar caer bien a todo el mundo, aparte de complicado, nos va a generar unos problemas enormes. Así, que deja de preocuparte si ves que no le caes bien a alguien, y piensa que tiene su derecho a que no le caigas bien.

6. Derecho a dudar y a decir «no lo sé».

Se trata de un derecho fundamental. Lógicamente no sabemos todo, y no tenemos que tener todas las respuestas. Ello hace que carezcamos en ciertos momentos de toda la información para tomar decisiones.,

Un ejemplo personal, yo tengo un hijo de 8 y una hija de 6, y constantemente me hacen preguntas que desconozco. No tengo ningún problema en decirles que no lo sé, o recurrir a google para contestarlas. Creo que de ese modo estoy transmitiendo algo que les servirá más que las propias respuestas, «no tienen que saberlo todo y pueden dudar«. Y ya de paso me permito no ser un padre perfecto. ¡Que descanso!

5. Derecho a equivocarse y a cometer errores.

Este es un derecho que complementa al 10, como podéis ir viendo, se relacionan unos con otros. Evidentemente, un niño nunca aprenderá a andar si o se cae, y si estás estudiando un idioma, nunca aprenderás si no te permites cometer millones de errores. Si todo esto lo tienes claro, porqué no lo aplicas a tu relación con amigos, familia, tu jefe, etc.

Pondré  un ejemplo sobre Messi, que es el mejor jugador del mundo sin lugar a dudas. Pues mírate este video y verás cuantos penaltis ha fallado. Crees que por ello se ha frustrado y dejado de jugar? pues no. El fallo es parte de la vida, interiorízalo.

4. Derecho a cambiar de opinión.

En muchas ocasiones nos volvemos esclavos de nuestras palabras, damos nuestra opinión y no queremos cambiarla aunque nos parezca errónea. O bien, alguien comenta algo y no le permitimos el cambio. Pues hay que interiorizar que cambiar de opinión es algo totalmente lícito, somos personas vivas, que van incorporando conocimientos, experiencias y relaciones. Porqué no vamos a poder cambiar de opinión? si cada día nos hacemos algo diferentes.

3. Derecho a dar o no dar explicaciones.

No tenemos que justificarnos ante algo que queremos o no queremos hacer. Por ejemplo, te invitan a una cena, no quieres ir. No tienes, en ningún caso, que alegar ningún motivo más que el real, que es que no te apetece. ¿Porqué no?

Muchas veces nos liamos inventando escusas y adaptando explicaciones innecesarias, que por otro lado, no hacen falta, ya que los demás lo entenderán perfectamente.

2. Derecho a escoger si nos hacemos o no responsables de los demás.

Se refiere a un derecho fundamental, ya que en nuestra vida vamos a vernos inmersos en problemas que afectan a terceras personas, unas veces vamos a estar en disposición de ayudar, pero otras no lo vamos a poder hacer. Por falta de tiempo, ganas, conocimientos o cualquier otra cosa. Ante ello será importante tener claro que no estamos obligados a asumirlos.

Hay personas que adolecen de este derecho fundamental y tienden a asumir mayores cargas laborales que los demás, aun cuando no les pertocan. O bien, asumen problemas familiares para lo cuales no están preparados o no tienen tiempo. Saber decir no ante ellos será algo básico para poder continuar con nuestra vida con tranquilidad, sin problemas de estrés o depresión.

1. Derecho a tener nuestra propia opinión, valores y creencias.

Ya puede ser una opinión política diferente al resto, ya puede ser un tipo de cine que a nadie le gusta, ya puede ser una creencia religiosa diferente al resto. Tenemos derecho a tener nuestras propias opiniones.

Quiero poner un ejemplo algo polémico para explicar este derecho fundamental, para mí el más importante. Hace años,, como sabéis, todos los niños hacían la primera comunión. Era una ceremonia que trascendía a lo religioso, era algo cultural. Con el tiempo ha ido disminuyendo la cantidad de menores que celebran el acto, pasando a ser una minoría en la actualidad, y si no que se lo digan a los restaurantes. Pues hace años para no hacerla, parecía que había que dar explicaciones, ya que podías estar en la diana de las críticas. Hoy en día parece que es al contrario. Según este derecho fundamental, ni había que dar explicaciones hace años por no hacerla, ni hay que dar ninguna explicación por hacerla ahora. La decisión se debe al sistema de creencias de cada uno, y respetarlo es un derecho asertivo fundamental. Del mismo modo se aplicará a las ideas políticas, equipos deportivos o cualquier otra creencia, idea o valor.

Recordad que una misma montaña se verá totalmente diferente, dependiendo del punto de observación.

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Consulta

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quieres recibir nuestros artículos?
Get the latest content first.
Máxima confidencialidad