Trastorno por ansiedad social o fobia social

Necesariamente, a la hora de enfocar el trastorno por ansiedad social o fobia social, tenemos que partir desde el hecho que es totalmente normal sentirse nervioso en algunas situaciones, que implican interacción social. ¿A quién no le ha ocurrido ponerse nervioso ante una cita, hablar en público o afrontar una comida de empresa en un trabajo que nos importa y en el que acabamos de empezar? Son situaciones donde lo anormal sería no ponerse nervioso, o ¿acaso no somos humanos?. No obstante, hay situaciones en las que pasa de ser normal a ser incapacitante, y nos puede afectar en nuestra vida, situaciones que se repiten una y otra vez. Entonces decimos que estamos ante un Trastorno por ansiedad social o Fobia social.

Pero vamos a ver cuándo se cruza esa línea, y de qué se trata, causas, tipos, síntomas y tratamiento:

Qué es el trastorno por ansiedad social o Fobia social?

Estamos hablando de un trastorno sumamente frecuente. En un estudio que se realizó con la población norteamericana, se calcula que afecta a un 12% de la población a lo largo de su vida. Un dato amplio, que quiere decir que es muy fácil que pueda afectarnos a lo largo de nuestra vida. Bien es cierto, que hay determinadas épocas de nuestra vida en las que estamos mucho más sometidos a interacciones sociales, y que son más importantes. Por tanto, tendremos que estar más atentos. Por ejemplo, en la adolescencia, la interacción social es muy importante, diría que crucial, y durante la juventud, las situaciones de relación con el sexo opuesto también.

Se caracteriza por un miedo desproporcionado a situaciones sociales que son sumamente temidas, de manera que incapacita o dificulta la calidad de vida de la persona sustancialmente. La línea roja se pondrá en la evitación de situaciones.

El trastorno está caracterizado por la presencia de ansiedad, con los clásicos síntomas, que interfieren en la vida diaria, referidos propiamente a situaciones que implican interacción social, y la evitación de este tipo de situaciones. Por supuesto, habrá que descartar que la ansiedad sea producida por otro tipo de enfermedad. Pero en general, como norma, habrá que tener en cuenta que provoque ansiedad, que implique la evitación de situaciones ansiógenas, y que se repita durante un periodo de 6 meses.

Causas

Básicamente las causas pueden ser hereditarias o producidas por el ambiente, y está muy relacionado con la estructura del cerebro, y más concretamente con la amígdala, dentro del sistema límbico del cerebro.

No obstante, aunque muchas veces se establece que puede haber causas genéticas, ya que familiares directos, padecen el mismo problema, también es cierto que los miedos se transmiten de padres a hijos. Por tanto, el factor ambiental podría tener más peso, incluso que el genético. Está muy claro que si uno de los progenitores tiene un miedo, va a transmitírselo a los hijos.

Lo cierto, es que hoy en día, todavía no se tienen datos concluyentes sobre en que medida influye la herencia y en que medida el ambiente. En un futuro, con el avance de la medicina genética, se podrá tener más claro.

Tipos de trastorno por ansiedad social o fobia social.

  • Trastorno ansiedad social no generalizado. Se trata del sub-tipo más benigno, ya que se concentra sobre un tipo de situación social específica. Puede ser producido únicamente con las interacciones del otro sexo, o hablar en público, o situaciones laborales, pero siempre centrado en un solo ámbito. De modo, que permite trabajar esas situaciones específicas, normalmente con buen pronóstico. Puede ser debido a un hecho traumático, o percibido como traumático.
  • Trastorno ansiedad social generalizado. Se trataría de un sub-tipo algo más complejo, porque estaría generalizado a todo tipo de situaciones sociales, y normalmente, por la amplitud de dichas situaciones es sumamente incapacitante, y prácticamente las interacciones se reducen únicamente al grupo cercano, ya que la persona evitaría todo tipo de situaciones sociales.

Síntomas

Los síntomas serían los más comunes cuando se produce la ansiedad, unidos con la evitación de situaciones sociales.

  • Taquicardia
  • Disnea o falta de aire
  • Aumento frecuencia respiratoria
  • Enrojecimiento facial
  • Sudoración
  • Temblores.
  • Tartamudeo
  • Sentimiento de vergüenza
  • Temor humillación

Tratamiento

  • Prevención. El mejor tratamiento será la prevención, y será muy interesante tener en cuenta cuando se empiezan a producir las interacciones sociales. Normalmente se producirá en la escuela, principalmente situaciones de interacción social con iguales, situaciones de presentaciones escolares en público (trabajos, teatros….). Y es precisamente en esas situaciones donde habrá que trabajar con los alumnos, para afrontar el miedo, normalizar lo que sienten y ayudarles. Una buena observación por parte de profesores y padres, unidos con la comprensión de la problemática, será esencial. Siempre hablando que la situación todavía no sea incapacitante.
  • Psicoterapia. Una vez que se den los 3 criterios aportados. Que produzca ansiedad, que se eviten situaciones y que se repita durante al menos 6 meses, se hará necesaria la intervención terapéutica por parte de un profesional. Normalmente, el tratamiento a emplear será cognitivo conductual, con diferentes técnicas y metodologías.
  • Psicofarmacológico. En algunos casos se hará necesario acompañar la intervención psicofarmacológicamente. Para ello se suelen utilizar como primera opción fármacos antidepresivos y en algunos casos benzodiacepinas.

    Nombre (requerido)

    E-mail (requerido)

    Consulta

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Quieres recibir nuestros artículos?
    Get the latest content first.
    Máxima confidencialidad