5 consejos clave para actuar si mi hijo insulta o pega

Acoso escolar

En muchas ocasiones nuestros hijos van a actuar de una manera difícil delante de la gente. Van a contestar mal, o van a insultar o incluso pegar. A nosotros mismos o a otra persona. Pero, cómo actuar si mi hijo insulta o pega delante de la gente. En el siguiente post vamos a dar 5 consejos clave para actuar si mi hijo insulta o pega.

En esos casos, podemos bloquearnos de manera importante. Unas veces no sabremos que hacer, cómo actuar. En otros casos, actuaremos desproporcionadamente.

En el siguiente artículo quiero dar unas claves, desde la perspectiva de educación en positivo, para que nuestra actuación sea efectiva, sigue leyendo para ver los 5 consejos clave para actuar si mi hijo insulta o pega

5 consejos clave de actuación si mi hijo insulta o pega

https://youtu.be/0gpUFyRwJGU
  1. Ante todo será importante entender el porqué de la conducta del niño. Hay algo que le haya molestado o hay algo por lo que no se encuentra bien. No será lo mismo que se comporte mal por qué esté cansado y tenga sueño, o por qué tenga hambre o bien por qué algo le haya molestado. Así, que en primer lugar vamos a preguntarle el porqué de su actuación. Será relevante hacerle la pregunta tranquilamente, sin carga emocional, realmente interesados en entender la causa. Recordemos además que el respeto en este tipo de situaciones van a incidir directamente en la construcción de la autoestima del niño.
  2. Ofrecer alternativas al insulto. Una vez que hemos conocido la causa, además de hacerle ver que nos interesamos por sus emociones y sentimientos, podemos ofrecer alternativas. Decirle que si bien, ha reaccionado mal, porque sin duda pegar o insultar está mal, tenía otras alternativas de actuación. Imaginemos un niño que ha golpeado a su hermano pequeño. Le preguntaremos por qué lo ha hecho, y él manifestará que porque le estaba fastidiando. Le recordaremos que podía haber utilizado el lenguaje, explicarle, ya que con la violencia pierde la razón, aunque la tuviera previamente. Únicamente va a perder de esta forma.
  3. Ser ejemplo. Algo vital y común en todo lo que implica la educación. Será muy importante ser un buen ejemplo, ya que por mucho que le pidamos que haga las cosas, si el menor siente que nosotros no las hacemos, difícilmente las realizará él mismo. Hemos de pensar que los niños observan en todo momento nuestro comportamiento y lo copian.
  4. Moderar la reacción. Será fundamental que toda la acción que hagamos sea moderada. Cuanto mayor sea nuestra reacción en el sentido emocional, más poder le estamos confiriendo a la acción del niño. Muchas veces esos insultos son una llamada de atención, de manera que si le conferimos una respuesta valiosa, en realidad lo que estaremos es reforzando la conducta. Vamos a intentar resolver los conflictos de una manera tranquila, con firmeza, eso sí, pero con calma. Conseguiremos que tenga más impacto, y sin duda, vamos a disfrutar mucho más de la crianza de nuestros hijos.
  5. No utilizar el castigo sin embargo si fijar los límites y consecuencias para las acciones. El castigo no funciona, quizás a corto plazo si, no obstante no va a cambiar la conducta, y únicamente vamos a conseguir que generar un mal clima, con lo que resultará más complicado cambiar la conducta. Y si no pregúntate por qué los niños más castigados no son los que mejor se portan, si el castigo funcionase, cuanto más castigo mejor comportamiento habría. Eso sí, conviene fijar límites a sus acciones y establecer consecuencias. Os recomiendo leer este otro artículo donde hablo de ello. Castigos y consecuencias.
Jordi Martínez psicólogo
Jordi Martínez, psicólogo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Quieres recibir nuestros artículos?
    Get the latest content first.
    Máxima confidencialidad