5 claves para socializar más y mejor

Una buena definición para las habilidades sociales es la siguiente: son aquellos repertorios de conductas, emociones y pensamientos que nos permiten relacionarnos de una manera sana con otras personas de manera franca y honesta. En este artículo vamos a dar 5 claves para desarrollar habilidades sociales.

Estamos delante de una necesidad humana. Saber relacionarnos o puede ser una fuente de satisfacción, pero también una fuente de frustraciones.

El ser humano está hecho para vivir en sociedad, y no saberse relacionar es una fuente de estrés, y un más que probable indicador de futuros problemas de salud mental, como puede ser depresión, ansiedad, estrés u otro tipo de problemas mentales. La buena noticia es que estamos delante de unas habilidades que se aprenden, por tanto, aunque tengas dificultades, puedes desarrollarlas y convertirte en un experto en su uso.

En qué se pueden notar las dificultades en las habilidades sociales, pongo algunos ejemplos de conductas típicas en qué veremos que fallan estas habilidades.

  • Dificultades para decir que no cuando nos piden algo que no queremos hacer o bien, dificultades en pedir algo que necesitamos hacer.
  • No tener la capacidad de expresar nuestras propias opiniones a los demás, bien sea en grupo o a una persona
  • Dificultades en expresar afecto o sentimientos a las personas cercanas
  • Dificultades para pedir un favor que necesitamos
  • Dificultades en expresar a los demás algo que nos molesta y que queremos que dejen de hacer
  • Dificultades en hablar en público

Pero qué 5 claves tenemos que tener en cuenta para mejorar en nuestras habilidades sociales. Vamos a enumerarlas.

1. Comunicación no verbal.

La comunicación no verbal es el componente más importante de las habilidades sociales. Estamos delante de al menos el 80% de lo que queremos comunicar. En la CNV se refleja prácticamente todo el mensaje a lanzar.

La importancia de la comunicación no verbal

Únicamente la comunicación no verbal daría para un curso entero, pero si seguís estos 3 consejos, vais a mejorar mucho.

  • Un punto básico en la comunicación es mirar a los ojos a nuestro interlocutor. Haciéndolo, estaremos transmitiendo franqueza, interés y empatía. No hacerlo puede malinterpretarse.
  • Si hablamos con alguien, la posición corporal es importante. El cuerpo necesariamente ha de enfocarse hacia nuestro interlocutor.
  • Las manos estarán abiertas, fuera de los bolsillos.

En caso de que estéis interesados en profundizar en el tema, os recomiendo un libro referencia en la comunicación no verba. Flora Davis. La comunicación no verbal.

2. Comunicación verbal o propiamente el mensaje de la comunicación.

El mensaje que enviamos va a ser la segunda cosa más importante. Se trata propiamente del contenido de lo que enviamos al receptor. Lo que decimos propiamente.

En este apartado, habrá que tener en cuenta con quien nos estamos comunicando, el receptor, el canal que utilizamos y el contexto en que se da. No podemos enviar el mismo mensajede igual modo ante un entorno laboral que un entorno familiar, o con amigos en un contexto más informal. No obstante, os dejo 3 consejos:

  • Mensaje siempre muy claro, cuanto más claro mejor. No queremos que de lugar a malos entendidos, por tanto, hay que expresar exactamente lo que se quiere decir y que no de lugar a segundas interpretaciones.
  • Si el canal es escrito, vía correo electrónico o wattsapp, mucho cuidado con lo que se dice, mensajes mucho más claros. Tenemos que tener en cuenta que no tenemos la protección de la comunicación no verbal.
  • Comunicar con actitud reflexiva. Pensar antes de hablar. Ello hará que seamos capaces de decir exactamente lo que queremos y pensamos.

3. Actitud.

Para comunicar debemos querer comunicar. Las ganas con que afrontamos una conversación se van a ver reflejadas en lo que decimos y como lo decimos. Todos nos damos cuenta de la intensidad o la pasión que ponemos hablando de algo que nos gusta. También puede pasar al revés, nos vemos en una conversación aburrida y perdemos la actitud. Ello indudablemente lo notarán nuestros interlocutores.

Mi consejo es que si no tenéis ganas de hablar o comunicar no lo hagáis, o en caso de no poder evitarlo, decidlo. «Mira, es que no tengo ganas de hablar o no me gusta hablar de esto». No tener ganas de hacer o decir algo es una cosa totalmente comprensible por parte de los demás, o debería serlo. Y siempre es mejor retirarse de una conversación que permanecer sin ganas.

En caso de que nunca tengáis ganas de hablar con alguien, sería conveniente analizarlo y ver lo que está pasando. Si existe algún problema o algo que no nos gusta será ciertamente mejor decirlo. 

En cualquier caso si nunca tenéis ganas de hablar, o no tenéis una buena actitud para hacerlo, será mejor que os preguntéis por qué y pedid ayuda.

4. Escucha activa / empatía.

Para poder hablar y dar nuestra opinión sobre algo, habrá que igualmente ser un buen receptor del mensaje. Para ello, tendremos que fomentar la escucha activa, otra de las claves de la comunicación. ¿Pero a qué nos referimos con escucha activa?

La escucha activa es una serie de estrategias y técnicas de comunicación que te permiten concentrarte plenamente en la persona interlocutora y proporcionarle respuestas. Implica disponibilidad e interés por la persona que habla. Dicho de otro modo, es estar más concentrado en la persona que habla y lo que nos quiere transmitir que en lo que se va a responder. Algo a veces complicado.

La escucha activa implica:

  • No juzgar
  • No distraerse
  • Preguntar todo lo que no se entienda
  • Hacer un resumen de lo que se nos ha querido decir para comprobar que hemos entendido.
  • No interrumpir

Y otra serie de estrategias, que darían para un curso entero. Os recomiendo que indaguéis más sobre el tema si estáis interesados.

5. Asertividad

La asertividad es la habilidad social de poder decir lo que pensamos o sentimos ante diferentes situaciones, pero respetando el punto de vista de los demás. La empatía será fundamental en la asertividad, ya que sin entender a la otra persona, no podremos tener una idea acertada de lo que piensa realmente.

Os recomiendo leer el artículo o ver el video para ahondar en el concepto de asertividad.

Jordi Martínez psicólogo
Jordi Martínez, psicólogo especialista en Fobia social

    Nombre (requerido)

    E-mail (requerido)

    Consulta

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Quieres recibir nuestros artículos?
    Get the latest content first.
    Máxima confidencialidad