Timidez, introversión y Fobia social, en qué consisten y en qué se diferencian.

Timidez

Timidez, introversión y fobia social. Muchas veces, quizás, confundimos los términos, pero engloban conceptos diferentes.

Normalmente, tendemos a asociar ser abierto con algo muy positivo. Tener muchos amigos (en Facebook también), salir mucho, conocer gente nueva cada día. Sin embargo, existen estudios que revelan que ser abierto o extrovertido no se relaciona con la felicidad. De hecho se habla de las múltiples ventajas del introvertido.

Pero antes de ir más allá, vamos a aclarar conceptos, qué es ser extrovertido, introvertido, tímido, y fobia social. De ese modo, podremos entender mucho mejor la cuestión que se nos plantea.

Introversión-extroversión como rasgo de personalidad

El constructo introversión-extroversión sirve para medir la preferencia o actitud de la persona bien por los procesos interiores o exteriores. No tiene nada que ver con la timidez.

El introvertido se desarrolla mejor hacia dentro. Prefiere evitar las situaciones (o algún tipo de situación) sociales amplias, ya que o bien no le gustan tanto, o no le atraen o no le provocan tanto disfrute. Por tanto, tiende a buscar relaciones sociales más reducidas o a estar bien sin nadie.

En la otra parte del constructo de personalidad nos encontraríamos con la extroversión, que indicaría aquel tipo de personas que tienen preferencia por situaciones sociales amplias. En muchos casos no soportan estar solos.

Pero en ambos lados del constructo, la persona se sentirá bien. Indica un tipo de preferencia a la hora de relacionarse. Aunque el problema es que hoy en día hay la creencia, y en muchos casos se nos empuja hacia la relación con muchas personas, tener una vida social amplia, salir mucho, etc. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si empujamos a un introvertido hacia esa meta, estaremos creando una incoherencia con su modo de ser.

En ambos casos hay múltiples ventajas de actuar de una u otra forma.

Cada persona debería realizar un proceso introspectivo para conocer su modo de ser y actuar en consecuencia. De otro modo, se puede crear una incoherencia que genere problemas psicológicos.

Jordi Martínez psicólogo

Timidez

La timidez no tiene nada que ver con la extroversión ni la introversión. No estamos ante un rasgo de personalidad. La timidez es un estado de ánimo, es una manera de interactuar, que no responde a lo que realmente desearía la persona. Un tímido desearía participar más en las conversaciones, relacionarse más con la gente, pero su actitud es contraria a esto. Reacciona defensivamente, encerrándose en su caparazón, y por tanto, pasándolo mal porque no está siendo coherente con su manera de ser.

Fobia social o ansiedad social

La fobia social es un problema tan importante y tan extendido (se calcula que afecta al 12% de la población), que recomendamos leer el artículo completo en este mismo blog.

Cuando la actitud tímida de interacción se convierte en un estado ansioso, y la persona empieza a evitar situaciones sociales por miedo y esta actitud empieza a afectar a su vida cotidiana y su calidad de vida, entonces, estamos hablando de fóbia social.

Habría que diferenciar situaciones cotidianas que nos van a generar nervios, como tener una cita, dar un discurso en público o tener una entrevista de trabajo, con situaciones más concretas en las que evitamos salir. Para el diagnóstico de fobia social, se deberían de dar los siguientes síntomas:

  • Temor o miedo ante situaciones que puedes ser juzgado
  • Angustia o temor por situaciones en que te puedan humillar
  • Temor a hablar o interaccionar ante desconocidos
  • Temor a que el resto de personas puedan notar los síntomas de ansiedad (miedo al miedo)
  • Miedo al miedo (a los propios síntomas de la ansiedad)
  • Dejar de hacer ciertas actividades o evitar a personas
  • Evitar las situaciones o encuentros en las que puedes ser el centro de atención
  • Ansiedad delante de actividades sociales que te dan miedo
  • Después de interaccionar socialmente repasarlo todo buscando fallos en tu comportamiento o actuación.
  • Ante una interacción social, esperar siempre las consecuencias más negativas

Ante una timidez que va a más, o ante una fobia social recomiendo tratar la problemática para intentar que no vaya a más y que se pueda volver a recuperar la calidad de vida.

Jordi Martínez psicólogo
Jordi Martínez, psicólogo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Quieres recibir nuestros artículos?
    Get the latest content first.
    Máxima confidencialidad